Los sistemas de salud del mundo se encuentran en una constante actualización para poder ofrecerles a las personas los mejores cuidados posibles para su salud. Por ende, se entiende que ninguno de estos es aún perfecto y tienen caminos que recorrer para mejorar.

En este caso, la oportunidad de mejora se ha detectado en un estudio que se publicó recientemente en el Journal of Women’s Health. Allí el equipo internacional de científicos dio a conocer los resultados de su investigación sobre las visitas de las mujeres al ginecólogo y los factores de riesgo de problemas cardiacos en ellas.

En general, ubicaron que el nivel de conocimiento de estas sobre los factores de riesgos y los posibles síntomas era particularmente bajo. Igualmente, identificaron que mezclar las visitas al ginecólogo con revisiones cardiacas podrían mejorar los porcentajes de detección y diagnóstico de estas condiciones en las mujeres.

El nivel de consciencia de los factores de riesgo varió

La investigación se llevó a cabo como una encuesta multicéntrica que tomó en cuenta a casi 3 mil mujeres que visitaron al ginecólogo o al obstetra. Estas se dividieron entre 16 clínicas que estaban cubiertas por la investigación.

De este grupo, se detectó que al menos el 86% del total tenían como mínimo un factor de riesgo cardiovascular. Igualmente, de este total, un 40% ya tenía también al menos un síntoma de problemas cardiovasculares.

Pero, a pesar de estos altos porcentajes encontrados en estas pacientes estadounidenses que se hicieron chequeos entre 2010 y 2012, la cantidad de conciencia sobre estos factores de riesgo y síntomas de problemas cardiacos fue muy baja.

De hecho, tan solo el 18% de las mujeres identificaron la hipertensión como un factor de riesgo, solo el 32% la hipercolesterolemia y únicamente el 17% a la diabetes. Por su parte, mujeres que habían tenido algún tipo de complicación durante el embarazo o el parto eran en general más conscientes sobre estos elementos. Por ejemplo, solo el 17% de las mujeres sin problemas reconocían a la presión arterial anormal como un factor de riesgo, mientras que casi el 19% de las que habían tenido complicaciones lo hacía.

Cambios simples – Una mejora significativa para la salud general de las mujeres

Los investigadores fueron capaces de determinar que el conocimiento general de las mujeres sobre posibles factores de riesgo cardiovascular era “deficiente”. Por lo que, una línea de acción vital debería ser trabajar en la concientización sobre esta área para aumentar la cantidad de información y conocimientos sobre el tema disponibles y accesibles para el público.

Asimismo, los científicos han concluido en su investigación que:

“Este estudio demuestra la viabilidad de la evaluación cardiovascular en las clínicas de obstetricia y ginecología mediante un cuestionario simple y su papel potencial para el reconocimiento temprano y la intervención oportuna”.

Por lo que, proponen que los exámenes cardiológicos y los ginecológicos comiencen a ir de la mano. De este modo, se podría aumentar el porcentaje de detección temprana de los primeros. Un detalle que, por ende, mejoraría la velocidad de la respuesta, la eficacia del tratamiento y la salud general de las mujeres.

Referencia:

Using a Cardiovascular Risk Screening Tool in Women During Routine Gynecology Visits: https://doi.org/10.1089/jwh.2019.8074