Pese a toda la dinámica que ha caracterizado al 2020, muchos todavía pueden catalogar este año como el más aburrido e inquietante de sus vidas.

Mientras los científicos, médicos y políticos trabajan sin descanso en la recolección de datos y la atención de los pacientes, buena parte de los humanos en el mundo se vio obligada a quedarse en casa para evitar contagiarse con el coronavirus SARS-CoV-2.

Muchos esperaban que todo volviera a la normalidad al menos en la segunda mitad del año, pero sin una vacuna y con tan pocas opciones de tratamiento confirmadas, es poco probable que sea así.

Sin embargo, el show debe continuar. El distanciamiento social debe mantenerse, pero esto no siempre implica que debemos quedarnos encerrados en una habitación sin posibilidad de salir. De hecho, un poco de aire fresco puede hacernos bien si mantenemos las precauciones recomendadas hasta ahora.

Un riesgo menor de contagio

Hace poco, la Organización Mundial de la Salud confirmó que el COVID-19 puede transmitirse de persona a persona a través del aire, lo que encendió las alarmas para promover la prevención en los espacios cerrados.

Cuando se está en un espacio cerrado, donde el aire no fluye, hay más probabilidad de inhalar gotitas de una persona infectada que también se encuentre allí, sobre todo si se encuentra muy cerca. Esto quiere decir que estar en un lugar mal ventilado con otras personas podría ser peor que estar al aire libre ya que aumenta el riesgo de infección.

En cambio, estando afuera, el aire fluye constantamente y dispersa las gotas de fluido cargadas de partículas virales. Así, en un arrebato por tener algo de entretenimiento, es menos probable contraer la enfermedad.

Actividades seguras al aire libre durante la pandemia

Pero más allá de un menor riesgo de contagio de COVID-19, estar al aire libre también ofrece otros beneficios en esta pandemia, como la liberación del estrés, o simplemente un aumento en la sensación de bienestar.

Es por ello que los expertos están recomendando realizar actividades al aire libre para aliviar las tensiones provocadas por el encierro prolongado. Entre ellas, picnics, las reuniones con amigos, o el autocine son buenas opciones.

Si se opta por picnics, la recomendación es llevar la comida lista. Si se desea algo diferente, bien se puede ordenar la comida y retirarla del establecimiento en cuestión manteniendo el distanciamiento social y las medidas de higiene. No estaría mal disfrutarla en algún parque a la luz del sol y con una buena vista.

Las reuniones con amigos siempre son una buena opción, siempre que no sean demasiados en un solo sitio y que se respeten las normas ya mencionadas. Por el momento, prescindiremos de los besos, abrazos y apretones de manos, y nos armaremos de jabón, agua y gel desinfectante de manos. Y por supuesto, podemos decorar nuestra boca y nariz con una mascarilla para mayor protección.

Los autocines habían pasado de moda, pero con la pandemia volvieron a ser populares, incluso en los Estados Unidos. Esta es una buena opción para salir de casa, entretenerse y disfrutar de películas recientes sin necesidad de acercarse demasiado a otros.

Referencia:

Safe outdoor activities during the COVID-19 pandemic. https://medicalxpress.com/news/2020-08-safe-outdoor-covid-pandemic.html