Muchos conocen la diabetes como un trastorno derivado del exceso de azúcar en la sangre que puede dificultar la cicatrización de heridas y llevar a amputaciones y comas. Pero antes de ello, puede afectar otras partes del cuerpo, como los ojos, pudiendo incluso causar ceguera.

Observar pequeños puntos negros o simplemente tener la visión borrosa suelen ser las primeras señales, y pocos pacientes diabéticos están al tanto de ello. El problema es que, aunque parezca un simple problema de la vista, no lo es y puede desencadenar incluso la pérdida del ojo.

Existe una necesidad latente de informar, sino advertir, a los pacientes diagnosticados sobre el riesgo al que también están expuestos sus ojos bajo esta enfermedad. Es por ello que aprovechamos esta oportunidad para brindar ciertos detalles que pueden servir de guía en esta meta.

Problemas oculares frecuentes en la diabetes

El Instituto Nacional del Ojo de los Estados Unidos (NEI, por sus siglas en inglés), clasifica las enfermedades oculares más comunes en las personas con diabetes en cuatro tipos: retinopatía diabética, edema macular diabético, glaucoma y cataratas.

Los síntomas que suelen llevar a los pacientes diabéticos al oculista son visión borrosa u ondulada, cambios frecuentes en la calidad de la visión (de un día a otro), zonas del ojo que no perciben nada, áreas oscuras en la visión, dificultad para ver colores, presencia de manchas o hilos oscuros así como destellos de luz.

El NEI también advierte que estas afecciones se presentan con más frecuencia en aquellas personas que tienen los niveles de azúcar en la sangre más elevados. Lo bueno es que la causa no necesariamente está perdida, y mantener controlados estos excesos podría ayudar a prevenir el daño ocular.

El problema es que aún cuando no hay síntomas de daño ocular, es necesario que los pacientes estén atentos a lo que ocurre con su visión, y para ello es necesario que se hagan exámenes oculares regularmente.

La importancia de los exámenes oculares frecuentes en pacientes diabéticos

Profesionales como Tracey Brown, directora ejecutiva de la Asociación Estadounidense de Diabetes (ADA, por sus siglas en inglés), también enfatizan la necesidad de atención temprana de estos síntomas.

Brown, que dirigió hace poco un panel de expertos para la iniciativa Focus on Diabetes, dice que un tercio de las personas que tienen diabetes también experimentan complicaciones relacionadas con sus ojos, y pese a ello, pocos paciente cuidan lo suficiente de ellos.

“El cuidado de la vista debe ser una prioridad, incluso durante este momento estresante, porque si puede hacer las cosas que se requieren, no necesariamente tiene que tener los problemas oculares de la diabetes”.

Los profesionales experimentados involucrados en la iniciativa oftalmológica de la ADA sostienen que las personas con diabetes deberían hacerse exámenes de ojos dilatados anualmente.

Por ejemplo, Kate Renwick-Espinosa, presidenta de VSP Vision Care, parte de Focus on Diabetes, dice que “para los más de 100 millones de personas con diabetes o prediabetes, un examen ocular anual desempeña un papel fundamental en la prevención de la ceguera”.

Además de la detección temprana, el tratamiento adecuado aplicado de manera oportuna puede hacer la diferencia. Los científicos han arrojado medicamentos nuevos y cirugías con láser que pueden tratar la enfermedad ocular diabética y evitar la pérdida de la visión.

Pero en general, mantener un buen control de los niveles de azúcar en la sangre y hacer ejercicio de cualquier forma constituyen dos puntos claves en el control y prevención de enfermedades oculares.

Referencia:

Have diabetes? Don’t lose sight of danger to your eyes. https://medicalxpress.com/news/2020-08-diabetes-dont-sight-danger-eyes.html