Investigadores examinaron las búsquedas en línea de factores de riesgo del suicidio durante la primera parte de la pandemia y su posible impacto en el comportamiento suicida.

Tal parece que Google está también “controlando” la forma en la que sus empleados se comunican, por lo que estableció una lista de palabras que sus empleados no deben decir. Según reportes, no es la primera vez que se envían este tipo de memorandos de la compañía.

De acuerdo a un informe revelado, Google envió un memorando a sus empleados con una lista de “malas palabras” que estos no pueden usar, debido a que podrían traer consecuencias como aportar mil millones de dólares en el frasco de juramentos antimonopolio, sino se cumplen correctamente.

“Suponga que todos los documentos que genere, incluido el correo electrónico, serán vistos por los reguladores”, establece una de las reglas pautadas en el memo publicado por The Markup. “No queremos ‘matar’, ‘aplastar’, ‘herir’, ‘bloquear’ o hacer cualquier otra cosa que pueda ser percibida como malvada o injusta”, es parte de lo que se puede leer en el documento.

Según la fuente, este documento se estableció hace un año y se difundió luego de la multa antimonopolio imputada a Google por la Unión Europea, lo que produjo el aumento de la misma a un monto de alrededor USD$9,6 mil millones.

De acuerdo a The Wall Street Journal, el Departamento de Justicia y los fiscales generales de estado, se mantienen preparados para demandar a Google por conducta antimonopólica durante los próximos meses. Dicha demanda podría enfocarse aún más en el dominio que posee la compañía en la publicidad por Internet a través de su modelo de negocios de anuncios segmentados.

Ciertamente gran parte de los miembros en contra del monopolio del Congreso hicieron énfasis en la situación, tanto por los emails de campañas de marketing que fueron enviados a las secciones de correo no deseados, al igual que algunas disputas acerca del uso de máscaras.

Estas distracciones, sin dudas dejaron mucho por revelar. Por su parte, el comité realizó las revisiones correspondientes de los correos electrónicos en el que se afirmaban que los ejecutivos Google intentaban dominar los servicios de búsqueda de MySpace, Yelp y Booking.com, además de la compra de la plataforma de YouTube con el fin de frenar las acciones de Yahoo.

De momento Google no se ha manifestado con algún medio de comunicación.