Poder adelantarnos al futuro podría ayudarnos a tomar mejores decisiones, y esto puede ser de especial utilidad en la medicina. Sobre todo en medio de una pandemia que ha desencadenado numerosos esfuerzos de investigación para comprender una enfermedad nueva causada por un virus que hasta hace meses era desconocido.

Investigadores de la Instituto Ragon de MGH, MIT y Harvard y de la Universidad de Washington trabajaron de manera conjunta para intentar avanzar en un método que permitiera pronosticar lo que se avecina para los pacientes con COVID-19.

En un documento publicado en la revista immnunity revelan que identificaron cinco marcadores de respuesta inmune que permiten diferenciar a los pacientes convalecientes de COVID-19 y a los que no sobrevivieron a la enfermedad.

Proteína S y proteína N

El coronavirus SARS-CoV-2 tiene dos proteínas principales que son contra las que batalla el sistema inmune humoral, responsable de la producción de los anticuerpos: la proteína espiga (S) y la proteína nucleocápside (N).

La proteína espiga ha sido muy estudiada en los últimos meses, e incluso ha sentado la bases para el desarrollo de vacunas contra el coronavirus, que es capaz de generar anticuerpos. Mientras que la proteína N, que se produce a niveles significativamente más altos en comparación con la S, no genera una respuesta tan significativa como para generar protección.

Respuesta inmune diferente entre sobrevivientes y fallecidos

Los investigadores recolectaron muestras de pacientes hospitalizados con COVID-19 reuniendo un total de 22 invidivuos, de los cuales 12 lograron recuperarse de la enfermedad y 10 murieron.

Aplicaron una técnica de serología de sistemas, un enfoque que permite crear un perfil detallado de la respuesta inmune a partir de más de 60 ensayos. De esta forma podrían comparar las respuestas inmunes de los pacientes que sobrevivieron con los que no.

“Cualquier característica dada solo cuenta una pequeña parte de la historia. Al observar el perfil general de la respuesta inmune, podemos comenzar a comprender realmente cómo responde el sistema inmunitario a COVID-19 y luego usar ese conocimiento para prevenir los peores resultados de esta enfermedad”, dijo Galit Alter, Ph.D., líder de grupo en el Instituto Ragon de MGH, MIT y Harvard y profesora de medicina en la Facultad de medicina de Harvard.

La comparación reveló que los pacientes que se había recuperado tenían una respuesta inmune humoral que respondía principalmente a la proteína S. En cambio, en las personas que murieron por COVID-19 la respuesta inmune fue más fuerte para la proteína N.

“El cambio en la inmunodominancia solo fue aparente después de comparar perfiles robustos y detallados de la respuesta inmune de diferentes grupos de pacientes”, explicó Alter.

Marcadores de inmunodominancia

Los investigadores identificaron cinco marcadores de respuesta inmune con potencial de advertir el cambio de inmunodominancia en pacientes con COVID-19: la inmunoglobulina M (IgM) y la inmunoglobulina A (IgA) en respuesta a la proteína S y depósito de complemento dependiente de anticuerpos, y la IgM e IgA2 en respuesta a la proteína N.

Partiendo de ellos construyeron un modelo que podría clasificar correctamente las muestras clínicas de pacientes fallecidos o convalecientes. Para probarlo, analizaron 40 muestras de pacientes de Boston, 20 de los cuales sobrevivieron y los otros 20 fallecieron.

Los resultados de esta prueba mostraron el mismo cambio de proteína S a proteína N en inmunodominancia en individuos fallecidos al compararlos con los que sobrevivieron. Asimismo, este cambio de inmunodominancia fue un factor predictivo de recuperación o muerte que los factores establecidos previamente como la edad o sexo.

Aún falta mucho por investigar, pero este hallazgo supone otro punto de partida para el desarrollo de tratamientos contra la enfermedad. Conociendo los primeros anticuerpos puede evaluarse también el desempeño de los candidatos a vacunas actuales y garantizar una respuesta inmune contundente que ofrezca protección a los receptores.

Referencia:

Distinct early serological signatures track with SARS-CoV-2 survival. https://www.cell.com/immunity/pdf/S1074-7613(20)30327-7.pdf