El conflicto entre el presidente Donald Trump y TikTok ha escalado a niveles insospechados desde el viernes de la semana pasada. Desde que el mandatario declaró que firmaría una orden para banear a TikTok del territorio de estadounidense, una ola de noticias y posibilidades ha inundado el internet.

Entre ellas, la que más alcance había logrado era una que hablaba de la posible adquisición de TikTok por parte de Microsoft, para que la red social rompiera sus lazos con la empresa china, ByteDance. Pero, al parecer, esta posibilidad no llegó al buen término que se esperaba.

Por esto, este jueves 6 de agosto, la administración del Trump nos ha sorprendido a todos con el anuncio menos esperado: Estados Unidos comenzará a construir su propio “Gran Firewall” como el que actualmente mantiene China para restringir el contenido que llega a sus redes.

“Anuncio de la expansión de la red limpia para salvaguardar los activos de Estados Unidos”

Este es el nombre que titula el anuncio del gobierno estadounidense presentado por Mike Pompeo para eliminar a TikTok del territorio. En este, establecen diversas líneas que “preocupan” al gobierno estadounidense, referentes a la forma en la que empresas chinas como TikTok manejan los datos de los usuarios.

Sin embargo, su nuevo proyecto no solo ha ido orientado como respuesta a la situación con TikTok. De hecho, se ha apuntado a todas las empresas tecnológicas chinas que hacen vida en Estados Unidos, por considerarlas “operadores no confiables”.

El plan para esta “red limpia” se ha dividido en 5 grandes pilares:

1.- “Clean Network (Operador limpio)”

Con este hacen referencia a que espera que los ya mencionados “operadores no confiables” específicamente provenientes de la República Popular China no tengan nada que ver con las telecomunicaciones y las redes de Estados Unidos. Igualmente, esperan que estas no proporcionen ningún servicio de telecomunicaciones internacionales ni desde ni hasta EE.UU.

2.- “Clean Store (Tienda limpia)”

También se está planteando la posibilidad de remover las aplicaciones no confiables chinas de las tiendas de apps estadounidenses. De este modo, esperan asegurar que los ciudadanos no puedan acceder a ellas a través de los medios usuales. Según el documento, estas apps amenazan la “privacidad, esparcen virus y difunden propaganda y desinformación” en los Estados Unidos. Por lo que, esta prohibición servirá para proteger a los dispositivos estadounidenses y a sus usuarios de la “explotación y el robo” de datos.

3.- “Clean Apps (Aplicaciones limpias)”

No contentos con la posibilidad de inhabilitar la descarga de estas apps desde medios como la App Store o la Play Store, las medidas de la administración de Trump también buscan evitar que los fabricantes de teléfonos móviles puedan preinstalar las aplicaciones chinas en sus equipos y comercializarlos en territorio estadounidense. Asimismo, ordenan a los desarrolladores a retirar sus aplicaciones de la tienda de aplicaciones de Huawei, a quien clasificaron como un “abusador de derechos humanos”.

4.- “Clean Cloud (Nube limpia)”

Este pilar busca salvaguardar los datos que se almacenan en la nube, y evitar que los sistemas y las bases de datos que se utilizan para este fin sean de origen extranjero (específicamente, chino).

“(…) para evitar que la información personal más sensible de los ciudadanos estadounidenses y la propiedad intelectual más valiosa de nuestras empresas, incluida la investigación de la vacuna COVID-19, se almacenen y procesen en sistemas basados en la nube accesibles para nuestros adversarios extranjeros”.

Entre los sistemas que se verán vetados por este sistema están Alibaba, Baidu y Tencent.

5.- “Clean Cable (Cable limpio)”

Finalmente, el quinto punto de inflexión se basa en los cables submarinos que conectan a Estados Unidos con la red de internet global. Según el texto, se espera evitar que estos se “subviertan para la recopilación de inteligencia por parte de la RPC a gran escala”. Incluso, declaran en este punto que trabajarán con “socios extranjeros” para asegurarse de que “los cables submarinos de todo el mundo no estén sujetos a compromisos similares.”.

¿Puede Estados Unidos construir un “Gran Firewall” de este tipo?

En la historia estadounidense no existe un solo precedente que sustente un bloqueo a las comunicaciones como el que propone el presidente Trump. Sin embargo, esto no parece evitar que esté dispuesto a intentarlo.

Posiblemente, elementos como el punto de las Clean Apps y las Clean Stores pueda traer muchos problemas legales, ya que se considera al software como un tipo de discurso. En consecuencia, su distribución se encuentra protegida por la primera enmienda de la constitución. Quedará por verse cómo Trump planea sortear este tipo de barreras legales que, en muchos casos, ha utilizado como sus propias banderas de defensa en otras ocasiones (como en sus conflictos con Twitter).

El documento presentado por Pompeo culmina con lo siguiente:

“Estados Unidos hace un llamamiento a nuestros aliados y socios en el gobierno y la industria de todo el mundo para unirse a la marea creciente para proteger nuestros datos del estado de vigilancia del PCCh [Partido Comunista Chino] y otras entidades malignas. Construir una fortaleza limpia alrededor de los datos de nuestros ciudadanos garantizará la seguridad de todas nuestras naciones”.