Si bien la mayoría de las personas que se contagia con el coronavirus SARS-CoV-2 y desarrolla la enfermedad COVID-19 presenta síntomas de leves a moderados, e incluso algunos son asintomáticos, en una fracción se presentan cuadros clínicos con complicaciones severas que comprometen la supervivencia del paciente.

A pesar de los grandes esfuerzos que realizan investigadores de todo el mundo, hasta ahora no se cuenta con un tratamiento eficaz para tratar a los pacientes que desarrollan la presentación más grave de COVID-19, lo que complica su manejo clínico.

Alto riesgo de deterioro

En general, los marcadores de laboratorio pueden ayudar a los médicos a identificar pacientes con alto riesgo de deterioro clínico, una inferencia especialmente relevante en el contexto de la pandemia del coronavirus, la cual ha sobrepasado la capacidad de respuesta hospitalaria en prácticamente todos los países del mundo.

En este sentido, los resultados de un reciente estudio confirmaron cinco biomarcadores, indicadores médicos encontrados en la sangre, asociados con mayores probabilidades de deterioro clínico y muerte en los pacientes de COVID-19.

Los niveles elevados de estos biomarcadores se asociaron con la inflamación y el trastorno hemorrágico, así como con del riesgo de admisión en la unidad de cuidados intensivos, apoyo ventilatorio invasivo y muerte.

Los hallazgos del estudio, que fue realizado por investigadores de la Universidad George Washington (UGW), ayudarán a los médicos a predecir mejor los resultados de los pacientes con COVID-19.

Para llegar a sus conclusiones, el equipo de investigación evaluó a 299 pacientes diagnosticados con COVID-19 admitidos en el Hospital de la UGW entre el 12 de marzo y el 9 de mayo de 2020. De estos pacientes, 200 tenían los cinco biomarcadores evaluados: interleucina-6 (IL-6), dímero D, proteína C-Reactiva (CRP), lactato deshidrogenasa (LDH) y ferritina.

Mayores probabilidades

Los niveles elevados de estos biomarcadores se asociaron con la inflamación y el trastorno hemorrágico, mostrando un aumento independiente del riesgo de admisión en la unidad de cuidados intensivos, apoyo ventilatorio invasivo y muerte. Las mayores probabilidades de muerte ocurrieron cuando el nivel de LDH fue mayor de 1.200 unidades/l y el nivel de dímero D fue mayor de 3 μg/ml.

Los hallazgos del estudio ayudarán a los médicos a predecir mejor los resultados de los pacientes con COVID-19.

Actualmente, los médicos determinan el riesgo de deterioro y muerte de COVID-19 en función de la edad y de ciertas condiciones médicas subyacentes, como tener un estado inmunológico comprometido, obesidad y enfermedades cardíacas.

Realizar un simple análisis de sangre a los pacientes admitidos en el departamento de emergencias, y luego tomar decisiones basadas en los biomarcadores presentes, puede ayudar aún más a la toma de decisiones clínicas en el punto de atención.

En referencia a los resultados del estudio, el doctor Shant Ayanian profesor en la Escuela de Medicina y Ciencias de la Salud de la UGW y coautor de la investigación, resaltó:

“Esperamos que estos biomarcadores ayuden a los médicos a determinar la agresividad con la que deben tratar a los pacientes, si un paciente debe ser dado de alta y cómo controlar a los pacientes que se van a casa, entre otras decisiones clínicas”.

Referencia: The association between biomarkers and clinical outcomes in novel coronavirus pneumonia in a US cohort. Future Medicine, 2020. https://doi.org/10.2217/bmm-2020-0309