Las investigaciones sobre el coronavirus se gestan cada día a toda velocidad con la intención de encontrar respuestas que nos lleven a saber cómo enfrentar esta enfermedad lo más rápido posible. Sin embargo, incluso en tiempos de pandemia, el COVID-19 no es la única enfermedad que aqueja a las personas.

Por esto, los centros médicos siguen manteniéndose activos para poder brindar atención a todo el que la necesite. Pero, a pesar de esta disposición, la cantidad de visitas médicas que se han realizado este año por causas no relacionadas al coronavirus han disminuido drásticamente.

Este ha sido uno de los descubrimientos que se han revelado en el estudio publicado en línea por Oficina Nacional de Investigación Económica como documento de trabajo. Los autores Engy Ziedan, Kosali I. Simon y Coady Wing de las universidades de Tulane, Bloomington e Indiana, se encargaron de hacer un seguimiento de las consultas reportadas en el 2019 y compararlas con aquellas registradas en lo que va de año. Allí, las diferencias han sido notorias.

Disminución del 40% en las visitas médicas no relacionadas el COVID-19

Este estudio se dio gracias a que los investigadores pudieron tener acceso a uno de los sistemas de registro electrónico de la atención médica en todo el territorio estadounidense. Dentro de estos, se encontraron con los registros de más de 35 millones de pacientes. Gracias a esto, pudieron comparar los datos de acceso a atención médica de una muestra significativa entre enero del 2019 y junio del 2020.

Específicamente, en los primeros meses desde que se declaró la pandemia (desde marzo hasta mediados de abril) el uso de los sistemas de salud por motivos ajenos al COVID-19 tuvo una disminución brusca y sostenida. Al final, el uso total de estos servicios había disminuido un 40%.

Asimismo, se pudo ver que la disminución de las visitas médicas no fue igual para todas las áreas de la medicina. Por ejemplo, las consultas por problemas cardiovasculares o por casos de diabetes o cáncer disminuyeron enormemente. Por otra parte, las visitas pos casos psiquiátricos se mantuvieron mucho más estables –aunque fuera a través de la telemedicina–.

Cambios en el uso del sistema de salud

“Una combinación de respuestas privadas y políticas públicas relacionadas con la epidemia probablemente afectó la forma en que las personas usan el sistema de atención médica para afecciones no relacionadas con COVID-19”, dice Simon.

Por ejemplo, se habla de las políticas estatales de cuarentena y restricción de movimiento que se aplicaron en Estados Unidos. Según las investigaciones, solo estas causaron una disminución del 15% en el uso de los servicios médicos por motivos no relacionados al COVID-19 durante las primeras semanas de la pandemia.

Una mediana recuperación

“Nuestro trabajo arroja luz no solo sobre la disminución general y la recuperación de la utilización de la atención médica, sino también sobre las formas en que la epidemia ha interrumpido algunos tipos de servicios y terapias más que otros”.

Esto fue lo que comentaron los autores como una conclusión a los resultados obtenidos durante su investigación. Su estudio retrospectivo reveló también que en los últimos meses el uso de los servicios médicos por motivos distintos al coronavirus ha ido aumentando.

Pero, aun así, se ha mantenido por debajo de los números “usuales”. A medida que la situación de pandemia avanza, será cada vez más importante contar con estos conocimientos. Ya que, con ellos se podrña asegurar el acceso a la atención médica a todos los ciudadanos, y no solo a aquellos con COVID-19.

Preparación para el futuro

“Este es el primer vistazo a cómo las diferentes políticas estatales afectaron la atención médica ambulatoria no COVID-19, como una forma de entender qué acciones podrían ser necesarias para proteger toda la atención médica a medida que continuamos viviendo la pandemia” afirma Simón.

 “Comprender estos patrones es importante para preparar el sistema de atención médica para abordar las consecuencias para la salud en el futuro que serán causadas por las deficiencias en el uso de la atención médica durante esta era”, complementan los otros autores.

Para finalizar, los investigadores reflexionan sobre el papel protagónico que esta información podría tener en la generación de políticas sanitarias a futuro. A medida que la pandemia continua, el mundo trata de acoplarse a las nuevas situaciones para continuar avanzando.

Ahora existe la posibilidad de que el coronavirus esté entre nosotros por mucho más tiempo del esperado. Por esto, es más que necesario que comencemos a desarrollar estrategias que le permitan a los sectores de la sociedad continuar desarrollándose incluso en pandemia.

Referencias:

Effects of State COVID-19 Closure Policy on NON-COVID-19 Health Care Utilization: https://www.nber.org/papers/w27621