El nervio vago es el nervio craneal más extendido por debajo del nivel de la cabeza. Interviene en las funciones motoras y sensoriales de diferentes partes del cuerpo, como la laringe, el diafragma, el estómago, el corazón, el hígado, la lengua y los oídos.

Estimularlo constituye un método usado durante más de 20 años para tratar afecciones como la epilepsia. El procedimiento es bastante invasivo: implica una cirugía en la que se implantan electrodos de forma que mantengan contacto directo con el nervio en el cuello.

Sin embargo, la ciencia sigue evolucionando para mejorar las terapias y métodos existentes. Un equipo e investigadores de la de Universidad de California en San Francisco desarrollaron un electrodo similar a un auricular con el que también se podrá estimular la parte del nervio vago que se extiende hacia el oído sin necesidad de una cirugía de implante.

Su estudio, publicado en la revista Science of Learning, también revela que la estimulación del nervio vago por este método también ayudó a las personas a aprender sonidos desconocidos en un nuevo idioma.

Mejores identificando tonos en mandarín

Los investigadores probaron el auricular en 36 voluntarios de habla inglesa. El experimento que consistió en estimular sus nervios varias veces mientras se esforzaban por identificar sonidos en chino mandarín, un idioma con el que no estaban familiarizados.

12 de los voluntarios no recibieron ninguna estimulación nerviosa, pero no se los informaron. La estimulación es imperceptible, por lo que ni siquiera los que la recibieron supieron el momento exacto en que ses les aplicó.

Un electrodo similar a un auricular puede estimular el nervio vago y ayudar a aprender idiomas. Crédito: Leonard Lab/UCSF/Jhia Louise Nicole Jackson.

Los resultados revelaron que las personas que recibieron estimulación del nervio vago con el dispositivo fueron un 13 por ciento mejores a la hora de clasificar los tonos en mandarín, y también alcanzaron un rendimiento máximo dos veces más rápido que aquellos que también lo usaron, pero que no recibieron dicho estímulo.

Así los investigadores descubrieron que este método puede ser útil como estrategia para mejorar el aprendizaje, por ejemplo, de un nuevo idioma con la complejidad del chino mandarín. Y aunque en este experimento solo se probó con tonos del mandarín, creen que podría aplicarse a cualquier idioma.

“Me sorprendió bastante que solo una pequeña cantidad de estimulación en un período de tiempo muy corto nos dio un golpe relativamente grande en el aprendizaje”, dice Matthew Leonard, autor del estudio. “Creemos que la estimulación del nervio vago puede mejorar el aprendizaje al ayudar a las personas a prestar atención a las cosas correctas durante el proceso de aprendizaje”.

Una herramienta para facilitar el aprendizaje de nuevos idiomas

Los avances tecnológicos han derribado muchas barreras que separaban a las poblaciones humanas del mundo, y el aprendizaje de otros idiomas aparte de la lengua materna se ha convertido en una prioridad para muchos. Pero bien sabemos que no a todos se les hace tan fácil hacerlo, así que este dispositivo podría constituir una herramienta útil para facilitar este proceso.

“A medida que el mundo se vuelve más interconectado, creo que es importante que todos tengan la oportunidad de aprender sobre otros idiomas y culturas”, dice Leonard. “La tecnología como la estimulación no invasiva del nervio vago, que es simple, barata y segura, puede ayudar a nivelar el campo de juego”.

Por el momento, Leonard y sus colegas están ampliando este trabajo a fin de evaluar otras aplicaciones del dispositivo que diseñaron. ASí esperaban determinar si es posible usarlo para mejorar la capacidad de aprender no solo a identificar, sino también producir sonidos de habla no nativos.

Referencia:

Non-invasive peripheral nerve stimulation selectively enhances speech category learning in adults. https://www.nature.com/articles/s41539-020-0070-0