Mientras COVID-19 sigue su avance por el mundo, los investigadores se preocupan no solo por el nuevo coronavirus SARS-CoV-2, sino también por los productos antisépticos utilizados para desinfectar las superficies donde el patógeno puede asentarse.

Los desinfectantes, que en estos últimos meses han sido un producto de primera línea y necesidad, suelen incluir compuestos de amonio cuaternario, o “quats”, para eliminar bacterias y virus en las superficies. Sin embargo, ha surgido evidencia de que estos compuestos pueden tener un efecto tóxico en las células humanas y animales.

Propiedades antisépticas

Los quats son una amplia clase de varios cientos de compuestos individuales que contienen al menos un átomo de nitrógeno cargado positivamente, típicamente conectado a cuatro grupos de alquilo o bencilo.

Su actividad biocida fue descubierta en el año 1935 por el patólogo alemán ganador del Premio Nobel Gerhard Domagk, quien descubrió que si al menos uno de los grupos transportados por el nitrógeno catiónico era un grupo alquilo de cadena larga, el compuesto podría matar a los microbios.

Si bien su principal uso es antiséptico, los quats se encuentran en miles de productos, incluyendo gel antibacterial, enjuagues bucales, aerosoles nasales, pastillas para la garganta y muchos otros productos.

La carga positiva de la molécula lo ayuda a adherirse a las superficies negativamente cargadas de bacterias y virus, y una vez unida a las bacterias, la larga cadena de alquilo se inserta en las membranas lipídicas de los microbios, reventando esta capa externa y haciendo que se filtren los contenidos celulares. En los virus, los quats alteran sus estructuras de proteínas y lípidos.

Posible toxicidad

Los quats han estado en uso desde la década de 1930, y hoy se pueden encontrar en la desinfección de aerosoles y toallitas, jabones, desinfectantes para manos, conservantes en gotas para los ojos y como un ingrediente activo antiséptico en enjuagues bucales, aerosoles nasales, pastillas para la garganta y muchos otros productos.

Los quats son una amplia clase de compuestos individuales que contienen al menos un átomo de nitrógeno cargado positivamente, típicamente conectado a cuatro grupos alquilo o bencilo.

En los últimos años, han aumentado las preocupaciones sobre la posible toxicidad de los quats. En experimentos con animales y células humanas, los científicos han encontrado vínculos entre estos compuestos y ciertos problemas de fertilidad y desarrollo, así como la interrupción de otros procesos celulares.

Sin embargo, los expertos de la industria son escépticos sobre los riesgos para la salud en humanos, ya que las dosis de prueba administradas a animales en estudios superan con creces las exposiciones típicas en las personas. Algunos expertos dicen que la irritación de la piel es la mayor preocupación con los desinfectantes, y que solo una pequeña cantidad de los compuestos son realmente absorbidos por el cuerpo.

Si bien este es un debate en curso, la pandemia de COVID-19 presenta una oportunidad única para explorar más a fondo la seguridad de los quats e identificar cualquier impacto negativo en la salud humana asociado con su uso.

Referencia: Do we know enough about the safety of quat disinfectants? Chemical & Engineering News, 2020. https://bit.ly/2PtYIxj