Los científicos estiman que para 2050, 70 por ciento de la población mundial viva en entornos urbanos, lo cual trae muchas comodidades, pero también tienen un alto costo sobre los hábitats naturales y la salud de los humanos.

Y para prueba de ello tenemos el aumento de la incidencia de problemas de salud no transmisibles, como el asma y la enfermedad inflamatoria intestinal en los habitantes de ciudades de todo el mundo.

Y como en nuestro mundo una cosa da con la otra, los expertos han empezado a sospechar que el incremento de este tipo de enfermedades está relacionado con la pérdida de biodiversidad en la Tierra. En este sentido, preocupa la pérdida de diversidad microbiana, que representa una gran parte de la que se está perdiendo.

El papel de los microbios en el equilibrio de la vida

Los Niños, Chica, El Agua, Charco, Engendro De Rana
La exposición a los microbios favorece el sistema inmunitario de los humanos, haciéndolos menos vulnerables a enfermedades.

Nuestros intestinos albergan unos 100 billones de microbios, y nuestra piel y vías respiratorias también son hogar de microbiomas ricos y variados. Todos estos juegan un papel esencial para nuestra salud, buen desempeño y supervivencia, y cuando su equilibrio se altera, podemos enfermar o volvernos menos aptos para luchar contra ciertas afecciones o condiciones.

Mantener contacto con los microbios que habitan nuestro entorno también es importante ya que permite reforzar nuestro sistema inmunológico, como lo plantea la “hipótesis de los viejos amigos”.

A su vez, estos microbios son esenciales para mantener saludables los ecosistemas de nuestro planeta. Y como somos parte de ellos (aunque estemos empeñados en alterarlos con nuestros hábitos de consumo poco sostenibles), nuestra salud puede verse afectada si nos alejamos de ellos.

Germofobia en las ciudades

Las ciudades construidas por los humanos por lo general dejan a un lado los entornos naturales y desplazan la biodiversidad. Buena parte de las poblaciones humanas vive en las ciudades, y están menos expuestos a diversidad de microbios necesarios para una buena salud.

La vida urbana también ha dado lugar a la germofobia, ese pensamiento tan arraigado de que todos los microbios son malos, y de que mientras menos haya, mejor. Esto ha motivado a muchos a obsesionarse con la limpieza y la esterilización de sus hogares, impidiendo incluso que los niños salgan y jueguen con la tierra.

Si sumamos a ello los graves problemas de contaminación que ha ocasionado la vida urbana, el efecto es peor. Existe evidencia de que la contaminación del aire puede afectar el sistema inmunitario, la salud mental y hacernos más propensos a alergias.

Como muchos saben, el suelo es uno de los hábitats con mayor biodiversidad en nuestro planeta. El habernos alejado de él al reemplazarlo por pisos pulcros podría estar perjudicándonos más allá de favorecernos.

Garantizar espacios verdes en las ciudades

Hombre, Mujer, Vado, Osos, Charco, Ayuda, Cooperación
Crear y cuidar espacios verdes en las ciudades puede ayudar a restaurar la biodiversidad de la que los humanos se han alejado.

Otro punto que apoya la idea de que la urbanización no es tan saludable como pensábamos es que las personas que viven en zonas urbanas más desfavorecidas tienen peor salud, menores expectativas de vida y mayores tasas de infecciones.

En un artículo en The Conversation, Jake M. Robinson, investigador del Departamento de Paisaje de la Universidad de Sheffield, asoma la posibilidad de que esto se deba a que estas comunidades a menudo carezcan de espacios verdes y azules accesibles y de alta calidad. Asimismo, podrían carecer de ingresos suficientes como para pagar por frutas y verduras, o para costear tiempo en entornos de este tipo.

Esto nos da una razón más por la cual interesarnos por mantener la biodiversidad y los ecosistemas, incluso en las ciudades. El hábito de cultivar plantas nativas, así como la creación de espacios verdes seguros, inclusivos y accesibles puede ayudar a restaurar la diversidad microbiana en entornos urbanos, y no estaría mal que esto empezara a aplicarse.

Referencias:

Global urban land-use trends and climate impacts. https://www.sciencedirect.com/science/article/abs/pii/S1877343509000153

Biodiversity loss could be making us sick – here’s why. https://theconversation.com/biodiversity-loss-could-be-making-us-sick-heres-why-143627