La pandemia de COVID-19 logró paralizar buena parte de las actividades de la humanidad en todo el mundo. Muchas personas se han visto en la obligación de quedarse en casa para evitar un contagio y proteger a sus familias, y aunque al principio parecía que sería algo similar a las vacaciones, en este momento muchos dirán que fue todo lo contrario.

Sin embargo, ciertas cosas no podían detenerse, como la educación, que en varios casos pasó de ser presencial dentro de un salón de clases a mirar clases en línea a través de una pantalla.

Ya se ha hablado en varias oportunidades de lo difícil que ha sido para los padres trabajar desde casa con sus niños adentro todo el día durante todos los días. Pero en esta oportunidad hablaremos de las cosas con las que han tenido que lidiar los maestros en esta pandemia.

Louise Phillips, profesora en la Universidad James Cook, y Melissa Cain, profesora de educación inclusiva y educación artística en Universidad Católica Australiana, trabajaron con investigadores de otros países para diseñar un estudio enfocado en los maestros, y exponen sus resultados en un artículo en The Conversation.

Una encuesta dirigida a los maestros

Escuela, Máscara, Corona, Protector Bucal, Clase
La pandemia de COVID-19 y los bloqueos implementados dieron paso a la educación a distancia, pero los maestros no están tan satisfechos con ello.

Tras los bloqueos aplicados en abril en Australia, el equipo diseñó y aplicó una encuesta de 16 preguntas a los profesionales de la educación para conocer el impacto del cambio a trabajo a distancia derivado de la emergencia sanitaria mundial actual.

Entre los encuestados figuraban maestros desde la educación de la primera infancia hasta la escuela y la universidad, así como educadores que trabajaban en otras áreas, como los museos.

La encuesta se inicio el 4 de mayo, un momento estratégico en el que la mayoría de los países incluidos implementaron la enseñanza en el hogar. Desde entonces, la han respondido 621 profesionales, de los cuales 179 son maestros australianos, 65 por ciento de los cuales tienen más de 21 años de experiencia docente.

Una modalidad de trabajo más agotadora

Cuando se les preguntó “¿cómo ha impactado COVID-19 su enseñanza y aprendizaje?”, buena parte de las respuestas señalaban cuestiones técnicas, seguidas por la pragmática de la enseñanza y la carga de trabajo. Este último fue el más relevante, considerando que los maestros de todos los niveles informaron que experimentaron un aumento significativo en su carga de trabajo.

Uno de los encuestados expresó que el cambio repentino al aprendizaje en línea condujo a un “papeleo interminable y problemas de programación” y “ha sido implacable”. Otro dijo: “Es agotador. Agotador. Consume mucho tiempo. El trabajo nunca se detiene”.

“Definitivamente se agregó significativamente a mi carga de trabajo y se tomó el tiempo de vacaciones que normalmente proporcionaría un respiro, lo que significa que estoy más cerca del agotamiento que nunca”, comentó otro maestro.

Impacto en la salud mental

Ya sabemos que el exceso de trabajo puede causar estrés, y el estrés perpetuado puede afectar la salud psicológica y física, y esto también fue informado por los docentes encuestados.

Una maestra dijo que le “cuesta dormir por las noches por pensar en el trabajo todo el tiempo” y que ha experimentado mucho estrés y ansiedad, y esto también ha afectado su salud física.

Quienes hayan experimentado estrés por la dinámica de su trabajo seguro se sentirán identificados con las siguientes opiniones. Uno de los encuestados expresó que esta modalidad “ha desafiado” su disfrute de la enseñanza.

El estrés forma parte de la vida, y día a día nos enfrentaremos a nuevos retos que debemos abordar para seguir adelante, pero hay criterios para aceptarlos. El problema es que durante la pandemia los docentes no han tenido voz ni voto en la toma de decisiones respecto a la educación, y ante las dinámicas impuestas y no consultadas los trabajadores pueden sentirse desmotivados, e incluso explotados.

Despacho, Emprender, Emprendimiento, Emprendedores
Los docentes se han quejado de que se les impuso la modalidad a distancia sin proveerles capacitación ni recursos adecuados para ello.

Muchos informaron que trabajaban entre un 60 por ciento y tres veces más horas de las que establecen sus contratos y por las que les pagan, y además debieron aprender por sí mismos a desenvolverse en el medio, sin capacitación ni recursos adecuados.

Los profesionales encuestados dijeron que podrían haberse sentido más apoyados si hubieran sido consultados o escuchados por la administración y el gobierno. Pero nada de esto pasó y ahora se sienten “desmotivados” o “desvalorizados”.

Y la consecuencia ha sido que muchos se pregunten si de verdad quieren continuar con esta importante labora para la sociedad. “Pasar por esto, no sentirme seguro, y luego ver a los maestros menospreciados en los medios, me ha hecho darme cuenta de que ya no quiero enseñar”, expresó uno de los docentes.

Preocupación por la calidad de la enseñanza

Sin embargo, el problema más acentuado según los resultados de la encuesta es el de mantener la pedagogía y el cumplimiento de los contenidos programados. El temor radica en que la calidad de la educación pueda verse comprometida bajo estas dinámicas improvisadas a distancia.

Esto no solo por las dificultades ya mencionadas, sino también por la desconexión de los estudiantes bajo esta modalidad, el trabajo de enseñanza incompleto y la disparidad de acceso a los materiales en línea.

Sin lugar a dudas, la educación a distancia es una recursos invaluable para muchas personas en diferentes contextos. Pero la pandemia de COVID-19 ha recordado que, para poder implementarlo de manera generalizada, es necesario suministrar herramientas y brindar la capacitación adecuada para garantizar un trabajo de calidad y que levante la moral tanto de los estudiantes como de los docentes.

Referencia:

‘Exhausted beyond measure’: what teachers are saying about COVID-19 and the disruption to education. https://theconversation.com/exhausted-beyond-measure-what-teachers-are-saying-about-covid-19-and-the-disruption-to-education-143601