El coronavirus se ha convertido en una pandemia que dejará su huella para siempre en la memoria del mundo. Tiene en su haber 18 millones de contagiados y más de 690 mil fallecidos, además de tener desbordados variados sistemas de salud en todo el planeta.

Pero estas áreas están lejos de ser las únicas afectadas por esta catástrofe sanitaria. Como una medida de protección contra el virus, espacios comunes como restaurantes, cines, parques y centros educativos cerraron sus puertas.

Mientras que los primeros son parte del motor económico, pero no son necesariamente indispensables, los últimos son vitales para la formación de las futuras generaciones. Un detalle que, justo ahora, se encuentra interrumpido por los cierres de los establecimientos y la cuarentena.

El cierre de las escuelas traerá una “catástrofe generacional”

António Guterres, el secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) llamó de esta forma a la situación que actualmente se vive a causa de la pandemia. En un breve video que compartió a través de sus redes sociales, el secretario llamó a convertir la reactivación del sistema educativo en una “máxima prioridad”.

Exacerbando desigualdades

Actualmente, por los cierres en más de 160 países, más de mil millones de niños no están yendo a la escuela. Según las declaraciones de Guterres, el no intentar la reapertura de escuelas (únicamente después de que el coronavirus se controle en la comunidad) “podría desperdiciar un potencial humano incalculable, socavar décadas de progreso y exacerbar las desigualdades arraigadas”.

Asimismo, especificó que aquellos estudiantes con discapacidades o necesidades especiales, aquellos miembros de comunidades minoritarias y/o desfavorecidas serían de los más afectados por la brecha educativa que se está comenzando a gestar.

La educación – “El gran igualador”

El secretario general de la ONU también aprovechó la ocasión para recalcar la importancia de la educación en la sociedad con las siguientes palabras:

“A medida que el mundo enfrenta niveles insostenibles de desigualdad, necesitamos educación, el gran igualador, más que nunca”.

Con esto, intentó resaltar lo vital que es continuar intentando educar a pesar de la pandemia. Variadas iniciativas ya se han dado, al entregar lecciones desde la televisión, la radio o a través de conferencias y videos online. Sin embargo, todos estos formatos funcionan solo para algunos sectores de la población. Por lo que, no son la solución inclusiva que se necesita para continuar apoyando al “gran igualador” de la sociedad.

La necesidad de tomar “medidas audaces”

El comunicado de Guterres no ha sido solo una denuncia a la situación actual sino también un llamado a la acción. En este, ha comentado que los países y sistemas educativos del mundo deben comenzar a preparar medidas para poder sacar a flote los procesos educativos durante la pandemia.

“Debemos tomar medidas audaces ahora, para crear sistemas educativos inclusivos, resilientes y de calidad adecuados para el futuro”.

Sumado a esto, pidió que el mundo prestara atención a cuatro temas básicos vitales para el desarrollo del sistema educativo. Como primer ítem en la agenda, está el retomar las actividades normales una vez la crisis del coronavirus esté bajo control. Como segundo punto, ha a aumentar la los presupuestos y las inversiones que se hacen en programas educación –una petición que ha hecho incluso desde antes de la pandemia–.

Igualmente, ha llamado a la “solidaridad internacional” y ha recalcado que la educación debe estar en el centro de esta. Finalmente, declara que las iniciativas educativas tienen el deber de buscar particularmente a aquellos individuos vulnerables – es decir, a aquellos que corren más riesgo de quedarse rezagados–.