En la actualidad es imposible negar que la pandemia del coronavirus, además de crear un problema de salud global para el cual la mayoría de los sistemas de salud no estaban preparados, también creó una crisis económica y social sin precedentes.

Las políticas como el aislamiento de casos, el distanciamiento social, la restricción de viajes y la cuarentena representan las medidas clave adoptadas por varios gobiernos para controlar la propagación del coronavirus. Sin embargo, tales medidas también tienen un impacto significativo en el bienestar psicológico individual y los costos sociales y económicos.

Dinámica de la transmisión

Se han propuesto muchos modelos epidemiológicos para describir la dinámica de la transmisión y simular el curso del brote. Sin embargo, pocos estudios han evaluado el impacto de la efectividad de varias medidas en el control de la propagación viral.

En este sentido, un equipo de investigadores de la Universidad de Pekín estableció un modelo de cuatro compartimientos para describir la infección por SARS-CoV-2, evaluar la efectividad de varias medidas de control de infección y hacer proyecciones sobre el mejor enfoque para un eventual levantamiento de las restricciones implementadas.

A través de análisis de sensibilidad, los investigadores identificaron las medidas de control como los impulsores clave de los datos epidemiológicos observados.

El estudio dividió a los sujetos en cuatro categorías principales: “aislado” (por cuarentena u hospitalización), “no infectado”, “infectado y no aislado” y “resuelto” (recuperado o fallecido). Dentro de esas amplias categorías, el equipo examinó la efectividad de las tres principales medidas implementadas: el uso de mascarillas faciales y otras medidas de higiene, los cierres forzados y el distanciamiento social obligatorio.

Al diseñar el estudio, los investigadores calibraron el modelo en base a 32.583 casos confirmados de COVID-19 en Wuhan entre diciembre de 2019 y marzo de 2020. A través de análisis de sensibilidad, los investigadores identificaron las medidas de control como los impulsores clave de los datos epidemiológicos observados.

Estrategia de salida

El análisis de diferentes escenarios mostró que una estrategia de salida de bloqueo con una combinación de distanciamiento social y uso generalizado de mascarilla facial puede funcionar, pero debe estar respaldada por un monitoreo intenso que permita la reintroducción o endurecimiento de las medidas de control si el número de nuevos sujetos infectados aumentan nuevamente.

Uno de los hallazgos clave del estudio fue que las mascarillas y el distanciamiento social no eran suficientes para revertir la tendencia al alza de la enfermedad. Wuhan solo vio una reversión en las tasas de infección por COVID-19 después de agregar el rastreo de contactos y cuarentenas estrictas a su política de contención.

Investigadores desarrollaron un modelo para evaluar la efectividad de varias medidas de control de infección y hacer proyecciones sobre el mejor enfoque para un eventual levantamiento de las restricciones implementadas.

Además, el modelo reveló que si no se implementaba cuarentena y se permitía que la enfermedad se extendiera sin control, más de 10 millones de personas solo en Wuhan, o alrededor del 91 por ciento de la población, se infectarían antes de que la población lograra la inmunidad colectiva.

Al respecto, los investigadores destacaron que la implementación temprana de la cuarentena masiva y el aislamiento de casos mejoraron enormemente la efectividad de la supresión de la enfermedad, lo que bajó la presión en los recursos de atención médica.

Otro hallazgo importante fue que para tener la posibilidad de revertir la tasa de infección, la cuarentena debe implementarse a una tasa de al menos 50 por ciento, y un máximo de 10 semanas después del inicio de un brote de COVID-19.

Los autores señalaron que el modelo desarrollado puede ajustarse para reflejar las características de transmisión local y las capacidades de salud pública, y se perfila como una herramienta de apoyo para la toma de decisiones.

Referencia: A four-compartment model for the COVID-19 infection—implications on infection kinetics, control measures, and lockdown exit strategies. Precision Clinical Medicine, 2020. https://doi.org/10.1093/pcmedi/pbaa018