FOTO: Reuters

La Comisión Europea anunció el inicio de una nueva “investigación en profundidad” donde contempla la compra de la startup de salud Fitbit por parte de Google, ya que este movimiento favorece la posición de la compañía en el mercado, además afirman que con esta cantidad de datos se “podría usar para personalizar los anuncios que sirve y muestra”.

A través de un documento publicado, la Comisión Europea anunció la “Investigación en profundidad sobre la propuesta de adquisición de Fitbit por parte de Google”, debido a su preocupación por el hecho de que Google se pueda aprovechar de su posición en el mercado, así como utilizar los datos de los usuarios para su modelo de negocios de anuncios segmentados, ahora enfocado en las apps de salud.

Margrethe Vestager, responsable de la política de competencia, dijo:

Se espera que el uso de dispositivos portátiles por parte de los consumidores europeos crezca significativamente en los próximos años. Esto irá de la mano con un crecimiento exponencial de los datos generados a través de estos dispositivos. Estos datos proporcionan información clave sobre la vida y la situación de salud de los usuarios de estos dispositivos.

Nuestra investigación tiene como objetivo garantizar que el control de Google sobre los datos recopilados a través de dispositivos portátiles como resultado de la transacción, no distorsione la competencia.

Preocupaciones por Ley Antimonopolio

La Comisión Europea ha estado detrás de las prácticas de Google desde hace varios años, debido a que el gigante tecnológica tienen un claro dominio en el mercado, por lo que representa al ser el primer buscador web y sin duda el más popular.

En este sentido, los organismos reguladores han mostrado preocupación por cada movimiento de la compañía, de acuerdo con Reuters, la compra de Fitbit se predijo por el Departamento de Justicia en Estados Unidos, con el fin de que se tomaran previsiones.

28 millones de usuarios Fitbit

Fitbit ha implementado la API Cloud Healthcare de Google en sus productos y ahora que forma parte de la empresa de Mountain View, es evidente que sus productos presentaran mejoras notables tanto en WearOS como en Google Fit.

Del mismo modo, Fitbit cuenta con 28 millones de usuarios que sin duda representan un gran alcance para Google y alimenta las preocupaciones de la Comisión. Es por esto que en la primera fase de la investigación, la Comisión maneja la forma en que se suministra la información de servicios de búsqueda en línea, así como las prácticas publicitarias: “así como en el suministro de servicios de tecnología publicitaria”.

Al adquirir Fitbit, Google adquiriría (i) la base de datos mantenida por Fitbit sobre la salud y el estado físico de sus usuarios; y (ii) la tecnología para desarrollar una base de datos similar a la de Fitbit.

La Comisión señala que los datos de los dispositivos wearables “que se usan en la muñeca” parecen indispensables en el mercado publicitario, esto aumentaría la ventaja de Google en su proceso de segmentación de anuncios, que como sabemos, se utiliza en su motor de búsqueda.

En consecuencia, la Comisión señala que:

La transacción elevaría las barreras de entrada y expansión para los competidores de Google por estos servicios, en detrimento final de los anunciantes y editores que enfrentarían precios más altos y tendrían menos opciones.

Del mismo modo, la Comisión se tomó un gran espacio en el documento para determinar lo que representa Google actualmente en el mercado de tecnología global:

Google es dominante en el suministro de servicios de publicidad de búsqueda en línea en los países del EEE (con la excepción de Portugal para el que no hay cuotas de mercado disponibles);mantiene una sólida posición en el mercado en el suministro de servicios de publicidad en pantalla, al menos en Austria, Bélgica, Bulgaria, Croacia, Dinamarca, Francia, Alemania, Grecia, Hungría, Irlanda, Italia, Países Bajos, Noruega, Polonia, Rumania, Eslovaquia, Eslovenia, España, Suecia y el Reino Unido, en particular en relación con los anuncios gráficos fuera de las redes sociales; ocupa una sólida posición en el mercado en el suministro de servicios de tecnología publicitaria en el EEE.

Como podemos ver, la Comisión tiene suficientes razones para iniciar una investigación a Google con respecto a esta adquisición  y sus prácticas monopólicas, por lo que procederá a analizar la asociación con Fitbit a fin de determinar si sus preocupaciones con respecto a estas se confirman, además busca analizar el uso de los datos de salud de Fitbit por parte de Google y confirmar o anular la preocupación en torno a que estos serán “un incentivo para degradar la interoperabilidad de los dispositivos portátiles de sus rivales con el sistema operativo Android”.

Propuesta de Google no aceptada

En el documento también explican que la Comisión notificó a Google acerca de esta investigación el 15 de junio de 2020,  la compañía de Mountain View se comprometió a responder las preocupaciones por el uso de la información y creó un silo de datos, que es el almacenamiento virtual de los datos, en dispositivos separados de los centros de datos de Google, sin embargo, parece que esta propuesta no fue aceptada por la Comisión.

Por su parte, Google respondió en un comunicado oficial actualizando comentarios acerca de Fitbit:

Actualmente no fabricamos ni vendemos dispositivos portátiles como los de Apple, Samsung, Garmin, Fossil, Huawei o Xiaomi. Creemos que la combinación de los esfuerzos de hardware de Google y Fitbit aumentará la competencia en el sector, haciendo que la próxima generación de dispositivos sea mejor y más asequible. El acuerdo es sobre dispositivos, no sobre dato.

Ahora, con esta nueva investigación la Comisión tiene hasta el 9 de diciembre de 2020, para tomar una decisión, según el documento publicado.