El gobierno ruso afirma haber sacado ventaja a docenas de rivales mundiales en la carrera para producir una vacuna viable contra la enfermedad COVID-19, apuntando que iniciará la producción de una vacuna el próximo mes y comenzará la inmunización masiva en octubre.

El ministro de salud de Rusia, Mikhail Murashko, informó que la vacuna desarrollada por el Instituto Gamaleya de Moscú y el Fondo de Inversión Directa de Rusia, puede contar con la aprobación para uso civil dentro de 3 a 7 días posteriores al registro, un proceso en curso. Las autoridades esperan que para el 12 de agosto ya cuente con la permisología y se convierta en la primera vacuna oficial del mundo contra el coronavirus.

Competencia en curso

De acuerdo a informaciones emitidas por la Organización Mundial de la Salud, en la actualidad se están desarrollando más de 100 posibles vacunas en todo el mundo para tratar de combatir la pandemia de COVID-19, al menos cuatro vacunas se encuentran en la fase final de ensayos en humanos.

La búsqueda de la vacuna ha visto a investigadores aplicar diferentes enfoques, incluido el uso de virus existentes para transportar una sección inofensiva de coronavirus que puede desencadenar una respuesta inmune, o usar ARN mensajero para engañar al cuerpo para que produzca anticuerpos.

Está previsto que la próxima semana se inicien los ensayos clínicos de Fase 3 en Rusia, Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos.

Pero la velocidad a la que Rusia está lanzando su primera vacuna potencial COVID-19 ha llevado a expertos a preguntarse si Moscú está socavando los riesgos para la salud y la seguridad a costa de ganar la carrera para descubrir la primera vacuna exitosa COVID-19.

Producción en masa

Si bien se sabe mucho sobre los ensayos que se llevan a cabo en otros lugares, los detalles de las vacunas rusas en desarrollo han sido más opacos, con informes no confirmados el mes pasado que sugieren que la vacuna prototipo más avanzada ya se había puesto a disposición de la élite de Rusia.

La vacuna desarrollada en Gamaleya es del tipo vector, que usa otro virus fusionado con la proteína clave de SARS-CoV-2 para estimular una respuesta inmune. Si bien se ha descrito el mecanismo de la vacuna rusa, no se han publicado datos sobre su seguridad después de que dos grupos de voluntarios, compuestos por militares y civiles rusos, recibieron la vacuna en junio en el 48º Instituto Central de Investigación del Ministerio de Defensa ruso.

Si bien se sabe mucho sobre los ensayos que se llevan a cabo en otros lugares, los detalles de las vacunas rusas en desarrollo han sido más opacos.

Está previsto que la próxima semana Gamaleya inicie ensayos clínicos de la Fase 3 en Rusia, Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos. Sin embargo, el acelerado ritmo implementado por Rusia en el desarrollo de la vacuna ha levantado sospechas de que las autoridades anteponen el prestigio nacional a la ciencia y la seguridad.

Denis Manturov, ministro de industria espera que el próximo mes (septiembre) comience la producción en masa de la vacuna, asegurando volúmenes de producción de varios cientos de miles por mes, con un eventual aumento de varios millones a principios del próximo año.

A la fecha (3 de agosto), en Rusia se han registrado más de 850.000 casos confirmados y más de 14.000 fallecimientos por la infección coronavírica, ocupando el cuarto lugar de la infortunada lista de países con más connacionales afectados siguiendo a Estados Unidos, Brasil e India.

Referencia: Russia preparing mass vaccination against coronavirus for October, Reuters, 2020. https://reut.rs/2DhY0AN