La televisión disminuye la actividad física e interrumpe el sueño, por lo que es necesario regular el tiempo que se invierte en ella.

En varias oportunidades hemos hablo de los efectos nocivos que tienen la falta o los trastornos de sueño sobre la salud de los adultos, pero estos también pueden afectar a los niños, incluso desde el inicio de su vida.

Un nuevo estudio publicado en Journal of Child Psychology and Psychiatry revela que los problemas de sueño continuos desde el nacimiento hasta la infancia, o aquellos que se desarrollan con el inicio de la escuela, están asociados a una disminución del bienestar de los niños a la edad de 10 u 11 años.

Problemas de sueño desde el nacimiento hasta los 10 u 11 años

Los investigadores del Children’s Hospital of Philadelphia examinaron los datos informados por los cuidadores de una cohorte de nacimiento australiana de más de 5,000 pacientes. Los cuidadores y maestros proporcionaron las evaluciones completadas por los niños, e informaron sobre la presencia de problemas de sueño en cualquier momento entre el nacimiento y los 10 u 11 años.

El equipo procesó la información para evaluar el bienestar del niño a partir de medidas psicosociales como el autocontrol y la salud emocional/conductual y el rendimiento académico, y encontraron cinco trayectorias distintas de problemas de sueño a lo largo de dicho período.

Trayectorias de problemas de sueño en la infancia

7.7 por ciento experimentó problemas persistentes del sueño hasta la mitad de la infancia, 0 por ciento presentó problemas limitados de sueño infantil/preescolar, 17 por ciento experimentó un aumento de problemas de sueño en la infancia media, 14.4 por ciento experimentó problemas leves de sueño con el tiempo y sol 51.9 por ciento vivió sin problemas de sueño.

Al asociar estos resultados con los informes recolectados de los cuidadores, los investigadores encontraron que los niños con problemas de sueño persistentes tenían los mayores impedimentos en todos los aspectos evaluados, excepto en sus habilidades de razonamiento perceptivo.

Dormir, Niño, Siestas, Niña, Peluche, Oso De Peluche
Identificar trastornos de sueño a cualquier edad durante la infancia es vital para aplicar intervenciones oportunas.

Los niños con mayores problemas de sueño en la infancia media también tuvieron mayores problemas psicosociales y peor calidad de vida, pero sus puntajes en rendimiento académico no fueron tan bajos como los anteriores.

Los niños limitados de sueño en la edad infantil/preescolar o con aumentos leves de problemas de sueño con el tiempo también demostraron deficiencias psicosociales y tuvieron una peor calidad de vida. Pero en comparación con las otras trayectorias identificadas, estos efectos fueron más pequeños.

La importancia de identificar problemas de sueño de manera temprana

“Nuestro estudio muestra que, aunque las personas con problemas de sueño persistentes tienen las mayores deficiencias en lo que respecta al bienestar general del niño, incluso las personas con problemas leves de sueño experimentan algunas deficiencias psicosociales”, dijo Ariel A. Williamson, Ph.D., psicólogo en el Sleep Center y miembro de la facultad en PolicyLab y el Centro para la eficacia clínica pediátrica en CHOP.

Otro punto digno de mención es que para ciertas trayectorias, la relación entre los problemas de sueño y la reducción del bienestar podía ser bidireccional. Es decir, problemas psicosociales como la ansiedad podrían conducir a problemas de sueño, y viceversa, sobre todo en aquellos con sueño perturbado más tarde en la infancia.

“Aunque este estudio no puede responder si los problemas de sueño menores, tempranos o persistentes representan un marcador para el inicio de la salud del comportamiento o las condiciones del desarrollo neurológico, nuestros hallazgos respaldan la integración constante de preguntas sobre el sueño en los exámenes de desarrollo de rutina en contextos escolares y de atención primaria”.

Estos resultados sugieren que los proveedores de atención médica deben ser especialmente observadores para detectar problemas de sueño en niños de todas las edades. Esto permitiría intervenirlos de manera temprana y aumenta la probabilidad de reducir el impacto negativo más adelante en su vida.

Referencia:

Longitudinal sleep problem trajectories are associated with multiple impairments in child well‐being. https://acamh.onlinelibrary.wiley.com/doi/abs/10.1111/jcpp.13303