Finalmente ha llegado el esperado anuncio del equipo de gama media de los modelos de Google: el Pixel 4a. Con el recibimiento apenas tibio que tuvo su pariente más avanzado, el Pixel 4, este nuevo modelo viene optando por el precio como un factor diferenciador que lo destacará en un mercado que es más quisquilloso que nunca con lo que gasta y qué gasta.

Las gamas medias del Pixel 3a y el 3a XL fueron bastante exitosas en el mercado costando unos 399 dólares. Ahora, el Pixel 4a incluso rompe esa marca a ser de tan solo 349 dólares.

El asombro que causa esta particular oferta, más la calidad de las funciones del equipo convierten al Pixel 4a en un equipo digno de tener en la mira. En equipo ofrece un procesador de 6GB de RAM, 128 GB de almacenamiento interno y una cámara tan potente como la del Pixel 4. Debido a esto, el maridaje entre desempeño y precio parece ser el ideal.

Ahora, ¿cómo ha logrado Google este equilibrio aparentemente perfecto?

Al estilo Ford

Uno de los puntos que habían definido a los Pixel desde su primera gama y habían servido como un elemento diferenciador eran los particulares colores de la carcasa de los distintos modelos de la gama.

Para esta oportunidad, Google se envistió en el espíritu de Henry Ford y optó por un clásico que nunca muere: el negro liso. De este modo, Google por primera vez ofrece solo un color para un lanzamiento de los dispositivos Pixel.

Uno para todos

Igualmente, ha sido costumbre para la compañía desarrollar una versión “estándar” de los equipos y una versión “XL” de estos, con una pantalla significativamente más grande. Para este caso, el modelo extra grande se quedó en la mesa de diseño.

Con la finalidad de optimizar el proceso de producción, se trabajó con un solo diseño. Lo que implicaba la utilización de un solo método, las mismas medidas, materiales y maquinarias para cada teléfono del lote.

De este modo, Google rompió otra de sus tradiciones al traer al público solo un modelo: el Pixel 4a; es decir, el de tamaño estándar.

¿DIY? – menos mano de obra y materiales externos

“[El Pixel 4a] es más fácil de fabricar, por lo que se necesita menos gente para armarlo”.

Esto es lo que explicó en esencia Brian Rakowski, el vicepresidente de administración de productos de Pixel. Con esto, hizo referencia a los recortes tanto de procesos como de materiales y mano de obra extra diseñada para la manufactura del equipo.

A través de cada recorte, que fueron haciendo en áreas donde sabían que no impactarían negativamente en el diseño del equipo, lograron ir disminuyendo los costos. “Son solo centavos, pero se suman”, dice Rakowski, y es allí cuando se hace la diferencia.

Una que, para este caso, hizo al equipo 50 dólares más económico que sus predecesores.