Este sábado ha iniciado lleno de noticias referentes a la famosa app de videos cortos, TikTok, y el gobierno estadounidense. Debido a unas declaraciones dadas el viernes por la noche por el presidente norteamericano, Donald Trump, se sospecha que hoy podría ser el último día de actividad de la aplicación en el territorio de los Estados Unidos.

Junto con la llegada de estos rumores sobre la prohibición de TikTok en el país, llegan nuevas informaciones que hablan de una posible adquisición de la mayoría de sus acciones por empresas estadounidenses (como Microsoft). Hasta ahora, no se sabe si el gobierno estadounidense aceptará esta concesión sugerida por ByteDance o si llevará hasta últimas instancias su presión para sacar a la app de los teléfonos de los ciudadanos estadounidenses.

Lo que sí ha quedado claro sin lugar a dudas es tanto Trump como los miembros de su partido tienen la mira fuertemente puesta sobre TikTok. Por lo que es poco probable que la red social logre escapar airosa esta vez.

Ahora, a la luz de estos nuevos eventos, vale la pena preguntarnos. ¿Qué ha llevado al Trump y al gobierno estadounidenses a querer prohibir TikTok? A continuación, nos paseamos por algunos de los motivos más notorios.

Una primera vez en el mundo de las apps chinas

TikTok, en la actualidad, cuenta con más de 800 millones de usuarios en todo el mundo. Al menos 300 millones de estos se unieron a la red social en los primeros tres meses de este 2020. De todos estos, al menos 70 millones utilizan TikTok de forma diaria en Estados Unidos.

Con estos números, TikTok se ha convertido en la primera red social china en la historia en alcanzar tal nivel de popularidad fuera de sus propias fronteras. Por si fuera poco, por esas recientes más de 315 millones de descargas comerciales, se ha convertido en la app más descargada en un periodo de tres meses en el mundo de las aplicaciones, según las mediciones de Sensor Tower.

Debido a esto, el alcance que tiene la app y el acceso que ha logrado conseguir a información de usuarios fuera del territorio chino no tiene precedentes. Y, efectivamente, esta es una de las fuentes de preocupación por las que el gobierno estadounidense alega que TikTok, al igual que otras empresas chinas como Huawei y ZTE, podría ser una “amenaza para la seguridad nacional”.

Problemas de privacidad

Como ya lo mencionamos, debido al gran alcance de la app, se plantea que esta podría desarrollar redes de recolección de datos difíciles de rastrear y que lleven información directamente a la Inteligencia de partido comunista chino. Este año, tras la llegada de la versión beta del iOS 14, se detectó que TikTok copiaba en secreto el contenido del portapapeles de los usuarios.

La empresa no fue la única en ser descubierta en estas actividades, de hecho, otras 40 apps también se asociaron con esto gracias a la nueva versión del iOS 14. No obstante, el caso de TikTok se hizo mucho más notorio debido al lugar en el que podría terminar la información.

Desde un principio, se sabe que el funcionamiento de la app de TikTok es bastante invasivo. Por lo que, se sospecha que la aplicación podría aprovecharse de esto no para realizar procesos de recolección masiva de datos, sino ataques específicos y sistematizados. El historial de espionaje y robo de propiedad intelectual sistemático de China ha hecho que las dudas abunden sobre la plataforma de TikTok.

Ha sido por este temor que empresas como Amazon han terminado por solicitar a sus trabajadores que desinstalen la app de sus teléfonos. Asimismo, funcionarios del gobierno y del ejército estadounidense también lo han tenido que hacer por motivos de seguridad.

Lazos con el gobierno chino

Sin embargo, como podemos intuir uno de los verdaderos factores que ponen a TikTok en la mira es su posible relación con el gobierno chino. Por lo general, las empresas chinas tienen un “compromiso” según el cual deben facilitar a la Inteligencia del partido comunista chino toda la información que este necesite.

Se teme que TikTok, al ser subsidiaria de ByteDance, una empresa china, también esté sujeta a este mandato. Hasta ahora, la app ha negado vehementemente estas acusaciones y ha declarado que los datos obtenidos por TikTok no salen de los Estados Unidos. Asimismo, han declarado explícitamente que nunca le han facilitado datos al gobierno de China y que no lo harían si se los solicitaran.

Sin embargo, sus clamores han sido ignorados. En general, el solo hecho de pertenecer a una empresa china parece ser suficiente para que el mundo desconfíe, tal como afirma el articulista Russell Brandom, en The Verge. Una percepción que se ve aún más sustentada cuando notamos que otras empresas como Zoom, u otras apps como LinkedIn, también han tenido brechas de seguridad y comportamientos sospechosos iguales –o incluso mayores– a los de TikTok, pero no han sido puestas bajo escarnio público por ello.

Entonces, ¿por qué el gobierno estadounidense quiere prohibir TikTok?

A pesar de la falta de pruebas contundentes hasta la fecha, la preocupación de la Casa Blanca es que la red social se utilice como un mecanismo para obtener inteligencia del país y realizar labores de espionaje y seguimiento.

Por lo que, a falta de una mejor posibilidad de para controlarla, optan por prohibirla. Tal vez la salida de ByteDance de la fotografía, con la adquisición de Microsoft, podría ayudar a liberar esas tensiones. Pero, para esto es necesario que el gobierno acepte las negociaciones.

¿Y Trump?

Aunque esto no se pueda afirmar de forma oficial, es posible que Trump tenga sus propios motivos para querer a TikTok fuera del camino –más allá de las preocupaciones por la seguridad nacional–. Esto se debe a que hace poco la red social se convirtió en el caldero donde se cocinó una “broma” contra el partido de Trump que terminó en un boicot silencioso de su meeting político en Tulsa.

Una banda de K-pop, a través de TikTok, instó a sus fans a reservar asientos para la presentación de Trump y luego no ir, de forma que este llegara y solo encontrara asientos vacíos. Su proyecto fue efectivo y a una reunión para la que se esperaban 1 millón de asistentes, no llegó el suficiente número de personas para llenar el estadio hecho para 19 mil.

Por lo que, es muy posible que la saña de Trump por la red social se viera magnificada acá. Sobre todo porque esta, además, suele ser más utilizada por partidarios de la tolda política opositora, los demócratas y liberales.

James Clayton, corresponsal de tecnología en Norteamérica, de la BBC, ha descrito mejor esta situación:

“Tampoco se debe pasar por alto la experiencia previa de Trump con TikTok.

El mes pasado, los usuarios afirmaron haber estropeado su rally de Tulsa después de suscribirse por boletos que no tenían intención de usar.

Y aunque hay voces republicanas y conservadoras en TikTok, el perfil de los usuarios en los Estados Unidos es generalmente joven y liberal / de izquierda.

Es difícil creer que eso no es un factor aquí.”

El futuro de TikTok

El problema de TikTok, más que un asunto de software, de su plataforma o de lo que ofrece, de todas formas, parece ser en realidad el ambiente en el que trata de crecer. Debido a las cada vez más fuertes tensiones entre China y Estados Unidos, una app como TikTok, que se cuela entre las rendijas en el medio de estos dos gigantes, podría terminar aplastada como un daño colateral de un choque de fuerzas mucho más grandes.