DIMITAR DILKOFF / AFP.

La pandemia del coronavirus ya ha cumplido 6 meses desde que fue oficialmente declarada por la Organización Mundial de la Salud. Desde su anuncio, e incluso desde antes, el mundo ha estado conmocionado por la aparición de este nuevo virus, SARS-CoV-2.

Por esto, los esfuerzos internacionales para encontrar una vacuna o una cura no se hicieron esperar. En la actualidad, al menos 200 diferentes prototipos de vacuna se prueban en el mundo. De estos, 20 ya se encuentran en ensayos clínicos.

Igualmente, un puñado selecto de ellos ya avanza hasta la fase 3 de los ensayos, como la vacuna de Moderna en EE.UU. y la de Oxford en Gran Bretaña. No obstante, no son estas las que se han hecho particularmente notorias en las últimas semanas, sino una sorpresiva vacuna diseñada por Rusia, que ya acumula 800 mil casos de coronavirus, y que –según las aseveraciones del país– es tan efectiva como segura contra el COVID-19.

Ensayos clínicos listos

Tan solo el mes pasado el mundo se enteró de la existencia de esta vacuna, cuando se mencionaron los resultados exitosos de sus primer ensayo y de lo que implicaba el segundo, que ya se encontraba en curso.

Según los reportes del Ministerio de Defensa del país, los soldados rusos se ofrecieron como voluntarios para estas pruebas preliminares. Ahora, la vacuna diseñada por el Instituto Gamaleya, de Moscú, ya parece haber completado las tres fases de pruebas en tiempo récord y se prepara para su aprobación.

De hecho, medios como Reuters, citando fuentes anónimas, aseveraron que los reguladores ya se preparaban para aprobar la vacuna este mismo agosto. Esto se corroboró con las citadas declaraciones de Mikhail Murashko, quien afirmó que las pruebas habían finalizado y ya el Instituto se encontraba haciendo el papeleo necesario.

Una campaña masiva de vacunación mucho antes de lo esperado

Como consecuencia de esta pronta aprobación de la vacuna, el Kremlin espera tener suficientes en octubre como para iniciar una jornada de vacunación masiva.

Las autoridades sanitarias rusas se están preparando para comenzar una campaña de vacunación masiva contra el coronavirus en octubre, dijo el ministro de salud. Este prototipo, a la espera de una pronta autorización de circulación, consta de una estructura de adenovirus debilitados para que generen respuestas orgánicas que desencadenen la inmunización sin infectar al paciente.

Al ser esta vacuna un modelo basado en dos vectores –a diferencia del resto que se basa en uno–, cada persona que desee inmunizarse deberá recibir dos dosis. En una primera ronda irá la dosis inmunizadora y en la segunda el necesario refuerzo para potenciar el efecto. Cabe destacar que no se colocaran ambas al mismo tiempo.

Médicos y los maestros, la prioridad en la primera ronda

A pesar de que la aprobación todavía no es un hecho, el panorama se pinta prometedor para esta vacuna. Es por esto que ya se han comenzado a trazar planes claros para su distribución. Un ejemplo lo podemos ver en las declaraciones de Murashko, quien definió a los doctores y profesores como los receptores preferenciales de la vacuna en esta primera jornada.

Tanta premura trae preocupaciones

Los científicos rusos han achacado su velocidad a que basaron su vacuna en un modelo ya creado contra el MERS, por lo que el proceso de desarrollo inicial fue más rápido, según sus declaraciones.

No obstante, estas explicaciones no son suficientes para calmar las preocupaciones de muchos. Esto sobre todo porque Moderna también ha creado su prototipo en base a una vacuna prexistente. Pero, aunque ya se encuentra en su fase 3, no ve la posibilidad de comercializar su vacuna sino hasta finales de este año.

En general, la preocupación está en torno a la realización completa o no de los ensayos clínicos en humanos. El Dr. Anthony Fauci, experto en enfermedades infecciosas en Estados Unidos, ha declarado que solo espera que “[China y Rusia] estuvieran realmente probando la vacuna” antes de comenzar a administrarla masivamente.

¿Será segura la vacuna de Rusia?

Hasta ahora, a pesar de que el gobierno ruso y el Instituto Gamaleya han emitido comunicados, ninguno de estos ha estado relacionado con datos de la investigación. Por lo que estos se mantienen ocultos.

Debido a este detalle, el único comprobante de que la vacuna es “eficaz y segura” contra el COVID-19 son las declaraciones de los investigadores. Para este mes, este detalle debería cambiar, ya que se ha dicho que en estos primeros días los datos científicos que se recopilaron en los estudios se publicarían en una revista científica. Solo allí podremos ser capaces de ver con ojos objetivos esta vacuna y saber cuán confiable y segura es.