El coronavirus ya ha alcanzado a más de 17 millones de personas en el mundo y se ha llevado las vidas de otras 674 mil. Mientras tanto, las sociedades buscan protegerse como pueden con medidas preventivas y de distanciamiento social.

Asimismo, la ciencia se apresura para descubrir modos de contrarrestar los efectos del virus o incluso de erradicarlo. Justo ahora, más de 200 pruebas se realizan en el mundo para encontrar una vacuna contra el SARS-CoV-2.

Sin embargo, solo un puñado de estas se encuentra en las últimas fases de los ensayos, todas dando pronósticos prometedores. A estas alturas, por la cantidad de pruebas que se hacen, es claro que el mundo encontrará una vacuna tarde o temprano. Pero, ¿habrá suficientes para todos?

Algunos países como Japón no se han tomado esta pregunta a la ligera y ya se han movilizado para ofrecer seguridad a los ciudadanos.

El acuerdo entre Japón y BioNTech

La nación nipona no ha perdido el tiempo y, en vista de los posibles problemas de distribución internacional que podrían surgir una vez la vacuna esté lista, han tomado acciones para adelantarse a los hechos.

Desde este viernes, Japón oficialmente ha firmado un acuerdo con BioNTech, un reconocido grupo farmacéutico alemán. Este, a su vez, justo ahora se encuentra trabajando en colaboración con la renombrada Pfizer para desarrollar el compuesto de la vacuna.

Debido a este nuevo arreglo, Japón les ha asegurado a sus ciudadanos un lote de al menos 120 millones de posibles vacunas producidas por BioNTech. La primera entrega de los lotes se daría en el 2021.

¿Cuánto ha pagado Japón por ostentar esta preferencia?

Por los momentos, no se han liberado detalles sobre el intercambio financiero que tal acuerdo representa. Pero, podemos hacer algunas inferencias.

Tan solo hace unos días el gobierno de los Estados Unidos y los laboratorios farmacéuticas hicieron acuerdos para fijar el posible precio de las vacunas. En este, se estipuló que un grupo de 100 millones de dosis, podría ser adquirido por 2 mil millones de dólares.

Es muy probable que el acuerdo de Japón, si no se ha guiado por estos números específicamente, se haya manejado con cifras muy similares. No obstante, hasta que no se libere más información, nada se puede afirmar con seguridad.

La vacuna BioNTech y Pfizer

La propuesta por BioNTech y Pfizer es una de las selectas vacunas cuyos ensayos han avanzado veloz y prometedoramente. El par de empresas han colocado sus esfuerzos en uno de los candidatos a vacuna más fuertes, el BNT162b2.

Tan solo el lunes de esta semana las empresas aseguraron que iniciarían una prueba masiva que implicaría la participación de 30 mil voluntarios sanos. Con esto, podrían estar mucho más cerca de corroborar la efectividad masiva y seguridad de su propuesta de vacuna.

Si todo sale bien, las empresas buscan haber producido al menos unas 100 millones de dosis para el final de este año. En el 2021, piensan aumentarla a “potencialmente más de 1.300 millones de dosis”.

Ya que están trabajando con un enfoque que favorece el abastecimiento masivo. Pero, para el primer lote que crearán, ya sabemos quiénes serán sus principales (o únicos) clientes.

¿Por qué Japón ha tomado estas acciones?

Como sabemos, Japón, a pesar de ser uno de los primeros países en reportar casos de COVID-19 luego de que este saliera de China, se ha mantenido estable y no ha sido tan afectado ni a nivel de contagios ni de fallecimientos por el coronavirus.

Hasta la fecha, tiene poco más de 32 mil infectados y ha reportado unas mil muertes. A pesar de que estos son números notorios, se hacen pequeños al compararlos con el panorama de muchos de sus vecinos.

Por lo que, se puede decir que la población japonesa se ha mantenido relativamente a salvo. Entonces, ¿por qué la premura por obtener tantos ejemplares de la vacuna?

Aunque su método les ha funcionado para mantener el COVID-19 raya, la verdad es que este no da una seguridad absoluta sobre su efectividad ni sobre por cuánto tiempo se puede mantener. De hecho, el país ha empezado a experimentar recientemente un aumento en su conteo de casos.

Por esto, como una medida preventiva y para asegurar que lo han venido manejando no se le salga de control en el futuro, Japón ha preferido prevenir y buscar modos de asegurar que buena parte de su población pueda recibir la vacuna apenas esta se encuentre disponible.

Ahora, ¿por qué la propuesta de BioNTech y Pfizer? Este es un detalle que el país nipón tendría que responder más adelante.