Como sabemos, la psoriasis puede manifestarse en cualquier área de nuestra piel, incluido el cuero cabelludo. Con su llegada –que causa la aceleración del envejecimiento de las células cutáneas–, las células muertas se acumulan sobre la piel causando ronchas y enrojecimientos.

Asimismo, la psoriasis puede ocasionar también inflamación en el organismo. Ahora, una investigación publicada a finales de junio en el Journal of Dermatology ha asociado esta última situación con casos de disfunción tiroidea.

La glándula tiroides de nuestro organismo es la encargada de la segregación de las hormonas tiroideas. Estas juegan un papel vital dentro de nuestro cuerpo regulando qué tan rápido quemamos las calorías. Por lo que, son cruciales para la regulación de energía del cuerpo. Cuando ocurre una disfunción (como hipotiroidismo o hipertiroidismo) el funcionamiento de esta se altera y los procesos corporales se ven perjudicados.

La relación descubierta

Para poder comprender el modo en el que la inflamación por psoriasis se relaciona con la disfunción tiroidea, los investigadores estudiaron a 201 pacientes psoriáticos. Estos fueron atendidos en el Hospital de Enfermedades de la Piel de Shanghai. De estos 159 eran hombres y 42 mujeres.

En general, en la muestra, encontraron que al menos el 33% de los pacientes psoriáticos con inflamación también presentaban casos de disfunción tiroidea. No se hallaron diferencias significativas en la manifestación de esta por género.

Distintos tipos de psoriasis, una misma relación

A su vez, los investigadores también dividieron los porcentajes según las diversas modalidades presentadas por la psoriasis. De este modo, pudieron detectar que todos los tipos de esta se relacionan con los problemas tiroideos, pero no en la misma magnitud.

La psoriasis vulgar (con 74 pacientes), junto a la artritis psoriásica (con 42 pacientes), tuvo la menor incidencia de casos de disfunción tiroidea (19%). Seguidamente, la psoriasis pustular generalizada, son sus 38 pacientes, se posicionó en segundo lugar, con una incidencia del 42%. Como ganadora indiscutible estuvo la psoriasis eritrodérmica, con 47 pacientes, que presentó un 60% de incidencia.

Otros datos resaltantes

Los investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad Jianfeng Zheng de Tongji, en Shanghai, realizaron este estudio correlativo y retrospectivo en base a los datos obtenidos entre enero de 2014 y enero de 2017.

Entre otros hallazgos que realizaron en la investigación se toparon con que los pacientes con disfunción tiroidea y psoriasos también manifestaban el síndrome de tiroxina baja. Este se da cuando la tiroxina libre tiene niveles séricos bajos aunque los niveles de la hormona estimulante de la tiroides sean normales. Lo que puede traducirse en casos de hipotiroidismo.

Asimismo, notaron que aquellos pacientes con ambas condiciones presentaron conteos altos de células T CD3⁺ y CD4⁺ mientras que los de inmunoglobulinas (Ig) A e IgM fueron más bajos. Sumado a esto, los niveles de proteína C reactiva también se elevaron, pero –según los propios autores, este último no fue estadísticamente significativo.

Referencia:

Higher prevalence of thyroid dysfunction in patients with erythrodermic psoriasis: https://doi.org/10.1111/1346-8138.15427