El sobrepeso y la obesidad son bastante comunes en nuestros tiempos, sobre todo en los países desarrollados, pero esto definitivamente no es señal de estar bien alimentado o de gozar de buena salud. Al contrario, ambos han sido asociados con una variedad de enfermedades como trastornos metabólicos, diabetes, cáncer y enfermedad cardíaca, además de trastornos psicológicos como la depresión.

Ahora un equipo de investigadores ha presentado un estudio preliminar que sugiere que los adultos jóvenes con sobrepeso u obesidad tienen un mayor riesgo de desarrollar demencia más adelante en su vida.

Demencia presente en participantes de dos estudios de larga duración

El equipo recolectó datos de más de 5,100 adultos mayores (uno de cada cinco participantes eran negros, y 56 por ciento eran mujeres) que participaron en dos estudios de larga duración. Uno fue iniciado en 1988 para rastrear enfermedades cardíacas, y el otro fue lanzado en 1997 para rastrear el declive del funcionamiento cardíaco en ellos.

En cada estudio se detectaron casos de demencia, por lo que los investigadores indagaron en uno de los posibles factores de riesgo: la obesidad. Aplicaron un modelo computacional para registrar el el índice de masa corporal (IMC) de por vida de cada participante, una medida que relaciona la grasa corporal con la altura y el peso. Este se desglosó en función de tres etapas de la vida: edad adulta temprana (edades de 20 a 49); edad mediana (de 50 a 69 años); y edad avanzada (de 70 a 89 años).

Riesgo de demencia varía en función del sexo y la edad

Los investigadores encontraron una relación entre el IMC y el riesgo de demencia. Tanto los hombres como las mujeres mayores que eran obesos tenían 150 por ciento más riesgo de desarrollar demencia después de los 70 años.

También identificaron diferencias importantes en función del sexo y la edad de los participantes. Las mujeres con sobrepeso entre los 20 y 49 años tenían casi el doble de riesgo de padecer demencia después de los 70 años, mientras que tener sobrepeso u obesidad en la mediana edad no parecía afectar el riesgo.

En cambio, los hombres que tenían sobrepeso durante la mediana edad tenían 50 por ciento más riesgo de padecerla después de las 70 años. Asimismo, los hombres que eran obesos a la mediana edad tenían el doble de riesgo de demencia al final de su vida.

También destacan que el diámetro de la cintura tuvo efectos similares en el riesgo de demencia para ambos sexos. En cuanto a las edades avanzadas, un IMC más alto después de los 70 años se relacionó con un menor riesgo de demencia para ambos sexos.

Los hallazgos sugieren que ser obeso durante la edad adulta temprana aumenta el riesgo de demencia en la vejez en más del doble para hombres y mujeres por igual. Sin embargo, los investigadores reconocen que no se trata de una relación causal.

La autora principal, Adina Zeki Al Hazzouri, dice que los resultados de su investigacón no prueban que el exceso de peso cause demencia, pero sí demuestra que están vinculados. “Nuestro estudio sugiere que la obesidad en la vida adulta es un factor de riesgo importante para la demencia”, agregó.

Esto nos lleva a preguntarnos si llegar a los 30 años con sobrepeso nos pone inevitablemente en riesgo de demencia en la vejez, o si existe alguna forma de reducirlo. Por el momento, los investigadores no están seguros, pero creen que este podría encajar entre los “factores de riesgo modificables”, por lo que los cambios de alimentación tempranos tienen potencial de reducir el riesgo.

Referencia:

Under 50 and overweight? Your odds for dementia later may rise. https://medicalxpress.com/news/2020-07-overweight-odds-dementia.html

Más en TekCrispy