En una conferencia de prensa virtual realizada hoy (jueves 30 de julio) desde la sede en Ginebra, funcionarios de la Organización Mundial de la Salud (OMS) puntualizaron que los jóvenes que “bajan la guardia” parecen estar impulsando los recientes aumentos los casos de coronavirus en algunos países.

Los funcionarios del máximo ente sanitario advirtieron que aunque su riesgo de muerte es generalmente bajo, los jóvenes pueden sufrir síntomas a largo plazo incluso después de recuperarse.

Un riesgo para todos

En la conferencia, el doctor Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la OMS, reiteró: “Lo hemos dicho antes y lo diremos nuevamente, los jóvenes no son invencibles, pueden infectarse, pueden morir y pueden transmitir el coronavirus a otros. Convencer a las personas más jóvenes de todo el mundo de que el virus podría representar un riesgo grave para su salud sigue siendo un desafío para la OMS”.

Los funcionarios citaron evidencia de cambios inflamatorios prolongados en el sistema cardiovascular de pacientes recuperados, y señalaron que aún se sabe poco sobre las implicaciones a largo plazo del coronavirus.

Por su parte, la doctora Maria Van Kerkhove, directora de la unidad de enfermedades emergentes y zoonosis de la OMS, dejó claro que la mayoría de los jóvenes tienden a presentar las formas más leves de COVID-19, pero que este no era siempre el caso, aludiendo que algunos jóvenes que se han contagiado con la enfermedad coronavírica desarrollaron síntomas graves y murieron.

La alta funcionaria señaló que “incluso entre personas que presentaron síntomas leves y se recuperaron muy bien, algunos desarrollaron efectos a más largo plazo, y estamos empezando a aprender realmente sobre esto”.

Efectos prolongados

Estudios recientes han aportado evidencia de que algunas personas que se recuperaron de COVID-19 sufren de fatiga extrema, falta de aliento o dificultad para reanudar sus actividades normales como volver al trabajo o al gimnasio, lo que se conoce como long-COVID.

El director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, reiteró que los jóvenes no son invencibles, que pueden infectarse, morir y pueden transmitir el coronavirus a otros.

El director ejecutivo del programa de emergencias sanitarias de la OMS, Michael Ryan, también citó evidencia de cambios inflamatorios prolongados en el sistema cardiovascular de los pacientes, y agregó que aún se sabe poco sobre las implicaciones a largo plazo del coronavirus.

Ambos funcionarios instaron a los jóvenes a usar máscaras, lavarse las manos regularmente y evitar lugares llenos de gente. Al respecto, la doctora van Kerkhove apuntó que “constantemente vemos clubes nocturnos como amplificadores de transmisiones”.

¿Cómo reabrir la economía sin riesgo de nuevas infecciones? Esta puede ser la solución

Estos señalamientos se produjeron luego de que el doctor Hans Kluge, director regional de la OMS para Europa, informara que cada vez más jóvenes estaban dando positivo por COVID-19. “Vemos en los informes tanto a nivel nacional como subnacional que ahora el aumento en los casos en una gran cantidad de países se registra principalmente a cohortes de edad entre 20 y 39 años”.

Referencia: Careless young people driving some COVID-19 spikes: WHO. Medical Xpress, 2020. https://bit.ly/2BHh9eG

Más en TekCrispy