Internet tiene más años de lo que pensamos. Su historia se remonta a los años sesenta en Estados Unidos. El país americano creó una red militar con el fin de poder acceder a todo tipo de información importante desde cualquier punto del país. Esta red fue consecuencia de una estrategia militar en caso de que hubiese un ataque de la URSS. De esta manera si hubiera llegado el caso se podría haber accedido a la información de una manera fácil. La red recibió el nombre de Arpanet. Michel Elie fue uno de los pioneros de los inicios de Internet. No sería hasta el año 1982 cuando el internet que conocemos nació como tal.

En 1993 aparecería World Wide Web o lo que ahora conocemos como www. En 1994 ya contaba con una velocidad de 145 Mbps, aunque por entonces todavía estaba todo muy limitado. Luego con el tiempo, la velocidad mejoraría con la aparición de la banda ancha.

Cómo funciona actualmente internet 

Internet ha cambiado bastante y ha evolucionado mucho en cuanto a velocidad y acceso. Actualmente en muchas ciudades los usuarios han pasado de usar la banda ancha a la fibra óptica.

Esta consigue triplicar la velocidad de navegación y hace que todo sea más sencillo. La fibra óptica es una vía para transmitir datos gracias a impulsos fotográficos a través de un hilo construido a partir de vidrios en la mayoría de los casos.

Por estos cables circulan señales luminosas desde un extremo de un cable al siguiente. Habitualmente esta señal de luz se genera o bien a través de un LED o un láser. A diferencia del ADSL, tiene una tendencia menor en cuanto a pérdidas y una mayor velocidad. La fibra óptica es inmune a posibles interferencias electromagnéticas.

A diferencia del ADSL que suele sufrir habitualmente estos problemas y necesitan de repetidores según la distancia. La fibra óptica no presenta este tipo de incidencias porque es conductor de luz y no de energía eléctrica.

Beneficios de la fibra óptica 

Espacio

La fibra óptica al estar formada por hilos pesa poco y ocupa muy poco espacio. De esta manera la instalación se realiza de una manera cómoda y sencilla. No requiere de mucho tiempo.

Resistencia

Pese a estar formada por hilos presenta una gran resistencia al paso del tiempo.

Velocidad

En la forma de transmisión de datos más potente conocida hasta ahora. Su gran velocidad consigue una navegación rápida y seguridad que evita posibles pérdidas. De momento la fibra óptica es la única fórmula que ofrece una de las más altas velocidades de internet.

Sin límites

La conexión de un mayor número de equipos no limitará la velocidad de navegación. Se pueden conectar todos los que se necesiten sin ningún tipo de preocupación.

Calidad

El uso de fibra óptica permite que los formatos de vídeos y de sonido mantengan su calidad.

Seguridad

Cuenta con un sistema de seguridad más potente y que permite detectar con una mayor facilidad una posible intrusión.

La fibra óptica cada vez forma parte de más hogares y parece que ha llegado para quedarse. Por ahora se está implantando en ciudades, el siguiente paso será hacer que llegue a más lugares.