El coronavirus se ha expandido por el mundo a una velocidad insospechada. Ahora, todos los encontramos en medio de una pandemia que no muestra señales de acabarse pronto.

Debido a esto, son necesarias más que nunca las medidas preventivas para mantenernos sanos y evitar formar parte de las cadenas de contagio. Por este motivo, el uso de elementos de protección como mascarillas y guantes se ha vuelto común.

Sin embargo, el uso de estos últimos no es recomendado de forma universal. De hecho, hay países que prefieren fomentar un método mucho más eficaz, como lo es el lavado y desinfección sistemático de las manos.

Los geles antibacteriales se han vuelto vitales para llevar a cabo esta última tarea cuando estamos en la calle. Por esto, no son pocos los espacios en los que este producto ha comenzado a escasear. En busca de alternativas, las personas se han decantado por opciones como los desinfectantes a base de metanol –compuesto que se utiliza para la fabricación del combustible y del anticongelante–.

FDA advierte: los desinfectantes a base de metanol son tóxicos

A pesar de que claramente estos puedan cumplir con las esperadas funciones germicidas, su composición no está diseñada para entrar en contacto directo con el organismo humano. Esto se debe a que, para nosotros esta es tóxica.

Como consecuencia, el colocarla directamente sobre la piel puede causar severas reacciones alérgicas. Asimismo, también pueden producirse náuseas, vómitos, dolor de cabeza y visión borrosa.

Entre sus consecuencias más graves también están la ceguera permanente, las convulsiones, el coma y/o un daño permanente al sistema nervioso. Incluso, ingerir estos compuestos puede llegar a hacer peligrar la vida.

Por este motivo, la Food and Drugs Administration (FDA) de Estados Unidos se ha dado a la tarea de advertir a la población sobre las peligrosas consecuencias de sus prácticas. Sin embargo, como esto no ha sido suficiente, se ha embarcado en un nuevo y más activo plan de acción.

FDA intenta evitar el ingreso de desinfectantes a base de metanol al país

Stepen Hahn, comisionado de la FDA, reconoce que el lavado de manos se trata de un elemento vital para el mantenimiento de la higiene y la salud durante la pandemia. Sin embargo, también indica que:

“(…) los consumidores también deben estar atentos a los desinfectantes para manos que usan, y por su salud y seguridad, los instamos a que dejen de usar todos los desinfectantes para manos en la lista de productos peligrosos de desinfección para manos de la FDA”.

Con la finalidad de disminuir el acceso a estos productos, la FDA se ha puesto en contacto con proveedores en todo el país. De esta forma, espera evitar que reposiciones de estos elementos lleguen al mercado.

De esta forma, ya no podrán estar al alcance de las personas que buscan desesperadamente un modo de sentirse seguras –y que, por ende, no piensan dos veces sobre las consecuencias de exponerse a estos productos–.

La polémica de Eskbiochem S.A. de C.V.

Pero no todo va viento en popa en estos esfuerzos de la FDA por disminuir las existencias de estos productos. De hecho, empresas como Eskbiochem S.A. de C.V. han estado distribuyendo desinfectantes a base de metanol con el falso clamor de que este ha sido aprobado por la FDA. Para estas alturas, la organización ha enviado una carta de advertencia para que cesen sus acciones. De no ser así, entonces la organización deberá iniciar los procesos legales pertinentes.