La enfermedad de Alzheimer es una enfermedad neurodegenerativa devastadora cuya fisiopatología aún se desconoce en buena medida. Hasta ahora no se cuenta con un tratamiento que sea eficaz, por lo que la prevención sigue siendo un enfoque muy valioso.

Investigaciones anteriores han sugerido que las vacunas pueden tener un factor protector contra el deterioro cognitivo, pero no se han realizado estudios amplios e integrales centrados en la vacuna contra la influenza (gripe), la neumonía y el riesgo de enfermedad de Alzheimer, específicamente.

Un menor riesgo

En el marco de la Conferencia virtual de la Asociación Internacional del Alzheimer (AAIC), los resultados de dos estudios independientes sugieren que las vacunas contra la gripe y la neumonía se vinculan con un menor riesgo de sufrir enfermedad de Alzheimer.

En el primer estudio, realizado por investigadores de la Universidad de la Universidad de Texas en Houston, los autores evaluaron un conjunto de 9.066 personas vacunadas y no vacunadas de 60 años o más, para examinar las relaciones entre la vacuna contra la gripe y la enfermedad de Alzheimer.

Hasta ahora no se cuenta con una opción de tratamiento eficaz para la enfermedad de Alzheimer, por lo que la prevención sigue siendo un enfoque muy valioso.

El equipo encontró que tener una vacuna contra la gripe se asoció con una menor prevalencia de Alzheimer (17 %), y entre los pacientes que recibieron la vacuna contra la gripe con mayor frecuencia se observó una prevalencia aún menor.

Por lo tanto, las personas que constantemente se vacunaron contra la gripe tenían un menor riesgo de padecer Alzheimer. Esto se tradujo en una reducción de casi un 6 por ciento adicional en el riesgo de enfermedad de Alzheimer para pacientes con edades entre 75 a 84 años.

Candidato prometedor

Los vínculos entre la vacuna contra la gripe y el Alzheimer fueron más fuertes para las personas que recibieron su primera vacuna a una edad más joven: aquellos que recibieron su primera vacuna documentada contra la gripe a los 60 años se beneficiaron más que aquellos que recibieron su primera vacuna a los 70 años.

El estudio encontró que tener una vacuna contra la gripe se asoció con una prevalencia 17 por ciento menor de padecer enfermedad de Alzheimer.

Un segundo estudio realizado por investigadores de la Universidad de Duke examinó las asociaciones entre la vacuna antineumocócica, con y sin una vacuna contra la gripe estacional, y el riesgo de la enfermedad de Alzheimer entre 5.146 participantes mayores de 65 años, teniendo en cuenta un factor de riesgo genético conocido para la enfermedad de Alzheimer: el alelo G rs2075650 en el gen TOMM40.

Después de ajustar por sexo, raza, cohorte de nacimiento, educación, tabaquismo y factores de riesgo genético, los investigadores encontraron que recibir una vacuna antineumocócica entre las edades de 65 a 75 años redujo el riesgo de desarrollar Alzheimer en un 25 a 30 por ciento.

Sin embargo, la mayor reducción en el riesgo de Alzheimer, hasta un 40 por ciento, se observó entre las personas vacunadas contra la neumonía que no tenían el gen de riesgo. Estos resultados sugieren que la vacuna neumocócica puede ser un candidato prometedor para la prevención personalizada de la enfermedad de Alzheimer en portadores de determinados genotipos.

Referencias:

Influenza Vaccination is associated with a reduced incidence of Alzheimer’s Disease. Alzheimer’s Association International Conference, 2020. https://bit.ly/304kEFn

Repurposing of existing vaccines for personalized prevention of Alzheimer’s disease: Vaccination against pneumonia may reduce AD risk depending on genotype. Alzheimer’s Association International Conference, 2020. https://bit.ly/304kEFn