Los estudios que se han hecho del espacio han sido múltiples, pero aún están lejos de ser tan extensivos y detallados como nos gustaría. Por esto, las piezas de este que podemos obtener para examinar en la Tierra, en condiciones más amigables, siempre han tenido un valor particular –ya sea que las hayamos traído de una misión espacial o que hayan llegado acá por su propia cuenta–.

Este es el caso del meteorito Sayh al Uhamiyr 008 o SaU 008. El impacto que lo separó de Marte pudo haber ocurrido hace unos 600 o 700 mil años atrás. Entonces, décadas atrás, después de miles de vueltas al Sistema Solar, aterrizó acá. Desde entonces lo hemos podido examinar y obtener información valiosa sobre el suelo marciano y sobre sus composiciones químicas, biológicas y geológicas.

Ahora, el Museo de Historia Natural (NHM, según sus siglas en inglés) de Londres se ha aliado con la NASA para enviar a este meteorito en una misión de regreso a Marte. ¿Por qué?

SaU 008 – De vuelta a casa

 

Crédito: NASA JPL – Caltech.

Esta no es la primera vez que el NHM presta elementos de su colección para que sean estudiados en diversas partes del mundo. Por lo que, es hasta común que estos se estén movilizando.

Sin embargo, es la primera vez en la historia que un elemento traído de Marte será enviado de regreso a su lugar de origen. Todo en el nombre de la ciencia.

Caroline Smith, jefa de colecciones del departamento de Ciencias de la Tierra del NHM, es la curadora principal de la sección de meteoritos. Para explicar la salida del SaU 008 de la Tierra ha comentado que:

“La pieza que enviamos fue elegida específicamente porque es el material adecuado en términos de química, pero también es una roca muy resistente. Algunos de los meteoritos marcianos que tenemos son muy frágiles. Este meteorito es tan resistente como las botas viejas”.

Esto se debe a que este trozo de suelo marciano, que viajó más de 62 millones de millas para llegar al planeta, volverá a su hogar y será utilizado como base para la calibración de nuevos equipos de medición destinados a explorar la superficie de Marte.

La misión que llevará a este meteorito de vuelta a Marte saldrá este jueves, 30 de julio. En ella irá el rover Perseverance que tendrá consigo el SaU 008.

La investigación de SHERLOC

En el rover Perseverance no solo irá el meteorito, sino el equipo que aprovechará directamente su presencia. Este se trata del Scanning Habitable Environments with Raman & Luminescence for Organics & Chemicals o SHERLOC. El SaU 008 se convertirá en material de prueba para la calibración del dispositivo.

De este modo, antes de que haga las mediciones de la superficie marciana, será posible saber si este está funcionando en óptimas condiciones. De esta forma, tal como indica el nombre del dispositivo se podrán obtener datos sobre posibles “entornos habitables” para productos orgánicos y químicos. Ya que estos son los principales campos de interés para la investigación de SHERLOC.

“Las preguntas clave son si Marte está o estuvo algunas vez habitado, y si no, ¿por qué no? La investigación de SHERLOC nos hará avanzar en el entendimiento de la historia geológica marciana y a identificar su pasado potencial biológico”, afirma Luther Beegle, el investigador principal en el proyecto SHERLOC.

¿Cuándo emprenderá este meteorito su viaje de regreso a casa?

Como lo hemos mencionado, el despegue de la misión Perseverance del proyecto Mars 2020 se dará este 30 de julio a las 7:50 am ET. Contará con cobertura en vivo, por lo que, si deseas verlo, podrá hacerlo a través del canal de YouTube de la NASA y también por su página web.