Hoy en día pocos pueden decir que han viajado al espacio, pero solo una persona puede asegurar que fue la primera mujer en caminar más allá de las fronteras de nuestra tierra. Ella es Svetlana Savítskaya, una cosmonauta soviética experta en romper récords.

Savítskaya nació en moscú en el año 1948, hija de Yevgueni Savitski, comandante de las defensas aéreas soviéticas. Esto hizo que desde pequeña fuera fanática de los aviones, por lo que decidió que aprendería a ser piloto y, en general, todo lo que tendría que ver con volar.

Savítskaya en el Soyuz T-12

Así, a los 16 años comenzó a practicar paracaidismo a escondidas de sus padres. Esto fue así durante un año entero, hasta que su padre la descubrió, pero aún así nunca se detuvo. De hecho, era tan hábil que logró tres récords mundiales en saltos desde la estratósfera y otros quince en saltos desde aviones a reacción.

Gracias a su habilidad, en 1972 logró ingresar al Instituto de Aviación de Moscú, estudios que finalizó en 1976. Una vez egresada del instituto, trabajó de monitora de aviación y luego cursó unos estudios especializados en la escuela de pilotos de avión, lo que la hizo merecedora del título de piloto de pruebas del Ministerio de Industria Aérea de la URSS.

En 1980 decidió que quedarse en los cielos no era suficiente, por lo que entró en un grupo de mujeres cosmonautas en donde se preparó para vuelos espaciales en la naves de tipo Soyuz. Dos años después, hizo su primer vuelo en la nave Soyuz T-6, el cual duró 7 días. En este viaje, el rol de Savítskaya era de investigadora.

Savítskaya junto a Volk y Dyanibekov

Sin embargo, no fue sino hasta el 25 de julio de 1984 que hizo historia, volando junto a Igor Volk y Vladimir Dyanibekov en el Soyuz T-12 con el objetivo de crear una estación espacial que pudiera ser permanentemente habitada. En este viaje, que duró 3 horas, Savítskaya se convirtió en la primera mujer en hacer una caminata espacial, lo que se conoce como actividad extravehicular (EVA).

Esta semana en la historia: del 3 al 9 de agosto

Mientras estuvo en el espacio, Savítskaya y su equipo realizaron pruebas de un cañón de rayos catódicos en condiciones de vacío. Además, cortó y soldó materiales para el suministro eléctrico de dicha estación. Esta misión fue completada antes de lo esperado y sin ninguna eventualidad, por lo que fue completamente exitosa.

Esta impresionante mujer es considerada la última cosmonauta soviética, puesto que la siguiente mujer en ir al espacio fue Yelena V. Kondakova y lo hizo bajo la nacionalidad rusa.

Más que una cosmonauta

Sin embargo, en 1989 decidió incursionar en un ámbito que dista bastante de los aviones y las naves. Savítskaya entró al mundo de la política, convirtiéndose en diputada popular del Parlamento Soviético hasta 1991, cargo que ocupó de forma simultánea con sus responsabilidades en el cuerpo de cosmonautas, el cual abandonó en 1993.

Posteriormente, fue elegida para la Duma Estatal y también ingresó al Comité de Defensa. Hoy en día, Savítskaya es profesora de la Universidad de Aviación de Moscú y continúa siendo miembro del Partido Comunista de la Federación Rusa.

Durante su vida, ha sido galardonada en múltiples ocasiones. De hecho, también es la única mujer que obtuvo el reconocimiento de Héroe de la Unión Soviética en dos ocasiones. También recibió la Orden de Lenin, igualmente en dos ocasiones; la Orden de la Insignia de Honor; 1 medalla de oro y 18 diplomas de la FAI; 16 medallas de deporte de la URSS; y 1 medalla especial por superar la marca de permanencia en el espacio abierto.

Sin duda alguna, Savítskaya es una mujer que ha logrado superar todas las barreras y posicionarse como una de las personas más importantes de su país, convirtiéndose en todo un ejemplo de perseverancia para el mundo.

Más en TekCrispy