A más de medio año del inicio del brote de COVID-19, los científicos siguen estudiando de cerca el coronavirus SARS-CoV-2 y cómo afecta a los humanos. Se ha descubierto mucho sobre la nueva enfermedad, pero aún existen muchas dudas sobre los factores que inciden en el desarrollo de síntomas graves.

Desde el principio se habló de las personas de tercera edad y aquellas con enfermedades crónicas como los principales grupos de riesgo en esta pandemia, y conforme pasaron los meses se han conocido casos más específicos.

¿Pero cuántos pensarían que la calvicie podría estar relacionada con COVID-19 grave? En junio dos estudios plantearon la posibilidad de que los andrógenos, las hormonas sexuales masculinas asociadas con la pérdida de cabello de patrón masculino, podrían estar relacionadas con los síntomas graves de la enfermedad.

Andrógenos relacionados con COVID-19

La calvicie de patrón masculino está asociada con altos niveles de andrógenos, y estas hormonas parecen jugar un papel importante en la entrada del SARS-CoV-2 en las células. En vista de ello, los científicos creen que es posible que los niveles elevados de estas sustancias influyan en el riesgo de infección grave y muerte por COVID-19.

Hombre, Guy, Gafas, Calvo
En dos pequeños estudios en España se observó que muchos de los hombres hospitalizados con COVID-19 eran calvos.

Meses atrás explicamos las diferentes razones por las que la población masculina en casi todo el mundo ha sido más golpeada por la pandemia en comparación con las mujeres. Hablamos de tendencias de comportamiento que los hacen más propensos a desarrollar ciertas enfermedades, como diabetes y afecciones cardíacas.

También mencionamos factores biológicos como el hecho de que su sistema inmunitario no es tan eficaz como el de las mujeres, y dentro de estos podrían encajar la alta presencia de andrógenos.

La calvicie de patrón masculino está fuertemente asociada con niveles altos de dihidrotestosterona (DHT), un derivado de la testosterona, que forma parte de las hormonas masculinas.

En un estudio de 122 pacientes varones diagnosticados con COVID-19 que ingresaron en hospitales españoles, el 79 por ciento eran calvos. En otro estudio hecho también en España se observó una tendencia similar: una alta prevalencia de calvicie en hombres con COVID-19 que requirieron hospitalización.

Asimismo, un estudio no revisado por pares correlacionó los niveles de andrógenos de cientos de personas en el Reino Unido con la gravedad de COVID-19. Incluso demostró que inhibir a los receptores de andrógenos redujo la capacidad de la proteína espiga del coronavirus para unirse a los receptores ACE2 en las cultivos de células madres.

Mujeres también podrían estar en riesgo

Sin embargo, los hombres no son los únicos que estarían en mayor riesgo por estas hormonas. El Dr. Gregory Poland, experto en Mayo Clinic COVID-19, sugiere que las mujeres mayores, que también pueden experimentar calvice por estas hormonas, pueden enfermar gravemente por esta vía.

“Lo interesante es que también encontraron esto cierto para las mujeres mayores que experimentaban más calvicie de patrón masculino debido a las hormonas androgénicas elevadas. Entonces, hay algo en esto”.

El Dr. Poland dice que esta correlación puede ser similar a lo que hemos aprendido sobre COVID-19 y los tipos de sangre gracias a investigaciones previas que encontraron un vínculo entre ellos.

“Hemos oído que el grupo sanguíneo A es de mayor riesgo que el grupo sanguíneo 0”, comentó Poland. “Estos son muchos factores individuales pequeños, incluidos los genes, el medio ambiente, el estado de salud basal, incluso la edad, que en conjunto determinan el riesgo de alguien de tener una enfermedad grave si fuera para infectarse”.

Los andrógenos en proporciones anormalmente altas ya se han relacionado con enfermedades tanto en hombres como en mujeres. En los primeros, con un agrandamiento prostático benigno, y en las mujeres con síndrome de ovario poliquístico.

Excepciones a los factores de riesgo

De modo que no sería mala idea que se realizaran investigaciones más profundas y con grupos más robustos a fin de confirmar esta relación entre la calvicie y la gravedad de COVID-19.

A pesar de ello, se han registrado excepciones muy variadas hasta el día hoy, y hemos visto cómo personas que no encajan en los grupos de riesgo identificados hasta hoy se han visto gravemente enfermos, o incluso han muerto como resultado de la infección de COVID-19.

De modo que no necesariamente sea válido tomárnoslo a la ligera solo por no estar en alguno de ellos. El Dr. Poland hace énfasis en la recomendación general: la prevención. Sin lugar a dudas, tomar precauciones universales sigue siendo un prioridad.

Referencias:

COVID-19: Is male pattern baldness a risk factor for more serious illness? https://medicalxpress.com/news/2020-07-covid-male-pattern-baldness-factor.html

Androgenetic alopecia present in the majority of patients hospitalized with COVID-19: The “Gabrin sign”. https://www.jaad.org/article/S0190-9622(20)30948-8/fulltext