Los divorcios nunca son un proceso sencillo. Incluso cuando estos terminan de una forma amigable, la cantidad de bienes en común y elementos de la vida compartidos hacen de la separación un proceso engorroso. Uno que, de paso, si se tienen hijos se vuelve incluso más complicado, pues ya no son solo los intereses o el bienestar de la expareja los que están en juego.

Debido a esto, una buena asesoría legal durante el divorcio es vital para llegar a acuerdos justos y beneficiosos con ambas partes. Sin embargo, épocas como la actual, con la pandemia del COVID-19 han añadido una nueva capa de complicación a las situaciones.

Según los resultados de la encuesta Relationships Australia realizada en mayo, al menos 42% de los más de 700 participantes reportaron cambios perjudiciales en su relación de pareja. En pocas palabras, comentaron que su relación había empeorado desde el inicio del confinamiento por la cuarentena.

El gobierno de Australia ha notado esta tendencia y no se ha tardado en tomar medidas al respecto. Con un aumento significativo de personas buscando consejo legal sobre el divorcio, los abogados tradicionales simplemente no se dan abasto. Por este motivo, alternativas como la app Amica, un chatbot manejado con inteligencia artificial (IA) pueden ser justo lo que la población necesita.

Amica – Un consejero legal en la pantalla de tu celular

La app fue creada con la intención de facilitar los procesos de divorcio entre las personas. Para esto ofrece asesoría en diversos ámbitos. Por ejemplo, puede colaborar con el proceso general de separación.

Sin embargo, también puede proporcionar ayudas más específicas. Con esto, se puede convertir en el mediador a la hora de realizar las divisiones financieras que obligatoriamente vienen con una separación.

Asimismo, puede ser de utilidad a la hora de determinar la custodia de los hijos, un detalle que suele ser escabroso y el origen de muchas peleas. Gracias a la app, las exparejas pueden encontrar soluciones efectivas y adaptadas a sus necesidades con rapidez y hacer que todo el proceso fluya. Lo que lo hace mucho menos traumático tanto para ellos como para los hijos.

¿Cómo lo hace?

La aplicación básicamente trababa con una enorme base de datos destinada a recolectar información sobre procesos legales anteriores. De esta forma, cuando le llega una nueva consulta, esta solo hace una búsqueda en su base, compara las condiciones de uno y otro caso y ofrece posibles soluciones que han funcionado con anterioridad. Es de esta forma que se consigue la “personalización” de los consejos que ofrece Amica.

Beneficios, beneficios y más beneficios

Desde incluso antes de la pandemia, el sistema legal y de derecho australiano se encontraba saturado. Debido a esto, muchos procesos legales (no solo los divorcios) podían terminar por alargarse más de lo necesario por los tiempos de espera.

La introducción de la tecnología a esta área ayuda a que los casos sencillos o rápidos puedan resolverse sin ocupar los tribunales. De esta forma, las parejas en proceso de divorcio resuelven sus problemas por sí mismas. Además, ayudan a las partes a ahorra inversiones de dinero que pueden llegar a ser de hasta 200 mil dólares por cada uno.

¿Inteligencia artificial = inteligencia emocional? Aún no

Aun así, no todo es color de rosa. Es necesario acotar que apps como Amica aún solo pueden funcionar con lo que se conoce como “casos amigables”. Es decir, aquellos en los que no haya componentes que agreguen niveles profundos de procesamiento a los consejos y las decisiones, como por ejemplo que en la relación hubiera maltrato físico o emocional.

Por los momentos, estos chatbots tampoco se ven tan confiables a la hora de decidir custodias. En ocasiones, es posible ver que sus consejos resultan. Pero, en realidad, existe la preocupación subyacente de que estos no tomen en cuenta las necesidades del niño. Ya que, como base de datos que son, solo podrán emitir respuestas basadas en aquello con lo que se las alimenta.

Entonces, en una división de pareja a través de una plataforma como esta, el niño se queda sin voz y sin alguien que vele por él. En aspectos como estos, la IA aún tiene mucho que recorrer antes de poder compararse con la inteligencia emocional humana requerida para estos casos.

Una desventaja estructural

Por su parte, otros detalles como la necesidad de un cierto nivel de alfabetización cultural puede ser una causa de segregación para algunas poblaciones. Esto debido a que, si no cuenta con los medios o los conocimientos para interactuar con la app, entonces la persona se verá irremediablemente relegado.

El avance de la inteligencia artificial

A pesar de estos puntos negativos, el auge de la IA en el campo legal ha sido notorio. Por ejemplo, en Australia existen otras dos apps conocidas como Penda y Adieu. La primera ayuda a víctimas de maltrato a salir del problema a través un oportuno consejo legal gratuito. Por su parte, Adieu también actúa como un mediador entre la pareja, los abogados y los consejeros financieros, para que las personas puedan hacer la separación de bienes de la forma más armónica posible.

Por su parte, en Estados Unidos, otras herramientas como COMPAS, en el área de la criminología también han tenido mucho éxito. Por ahora, en otras partes del mundo estas metodologías aún no están tan desarrolladas. ¿Será cuestión de tiempo para que esto pase, o habrá áreas en las que la máquina no podrá superar al hombre?