El óxido nítrico es una molécula con propiedades antimicrobianas y antiinflamatorias que cumple funciones clave en a nivel vascular en los pulmones cuando el cuerpo se encuentra enfrentando infecciones virales o enfermedades pulmonares.

Este compuesto ha sido empleado en pandemias previas como la del SARS-CoV (coronavirus causante del Síndrome Respiratorio Agudo Severo) en 2003 y ha arrojado muy buenos resultados. Los informes indican que el óxido nítrico inhibió la replicación viral por reacciones citotóxicas a través de compuestos intermedios como el peroxinitrito.

En la actual pandemia de COVID-19, los científicos también han considerado su implementación como tratamiento para la enfermedad. De hecho, este es uno de los tratamiento potenciales incluidos en el programa de acceso ampliado de emergencia de la Administración de Drogas y Alimentos de los EE.UU.

Ahora un estudio publicado en la revista Nitric Oxid revela que el óxido nítrico puede jugar un papel clave en la lucha mundial contra el SARS-CoV-2, el patógeno causante de la COVID-19.

Una revisión de dos casi tres décadas

Los investigadores de la Facultad de Medicina y Ciencias de la Salud de la Universidad George Washington hicieron una revisión bibliográfica que abarcó estudios sobre la patogénesis de los coronavirus y el uso de óxido nítrico como tratamiento para la enfermedad respiratoria derivada realizados entre 1993 y 2020.

Sus hallazgos sugirien que el óxido nítrico inhalado tiene un elevado potencial de contribuir a mejores resultados clínicos de los pacientes confirmados con COVID-19. Esto no solo se traduciría en beneficio para los enfermos, sino que también permitiría aliviar la tensión del personal médico durante la pandemia, que como indicamos en un artículo previo, ha debido lidiar con fuertes problemas emocionales por su trabajo.

“El óxido nítrico juega un papel clave en el mantenimiento de la función vascular normal y la regulación de las cascadas inflamatorias que contribuyen a la lesión pulmonar aguda (LPA) y al síndrome de dificultad respiratoria aguda (SDRA)”, dijo Adam Friedman, MD, presidente interino y profesor en el Departamento de Dermatología en la Facultad de Medicina y Ciencias de la Salud de GW y coautor principal de este estudio. “Las intervenciones que protegen contra LPA y SDRA pueden desempeñar un papel crítico para los pacientes y los sistemas de salud durante la pandemia”.

Como señalamos anteriormente, muchos médicos han optado por considerar COVID-19 como una enfermedad multisistémica dado el amplio alcance que puede tener en los pacientes.

Ante la ausencia de un tratamiento definitivo y la insuficiencia de la atención y recursos médicos, la identificación o desarrollo de fármacos que permitan sanar o reducir la gravedad de los síntomas es una prioridad. Por lo que los investigadores, partiendo de los resultados de su revisión, recomiendan nuevos estudios entorno a la eficacia del óxido nítrico para determinar las dosis y condiciones más idóneas para administrarlo.

Referencia:

Harnessing nitric oxide for preventing, limiting and treating the severe pulmonary consequences of COVID-19. https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S1089860320301701