Los niños ciertamente han ocupado un lugar privilegiado en la actual pandemia de COVID-19. Con ligeras excepciones, la mayoría se recupera muy rápidamente de la enfermedad, y algunos ni siquiera experimentan síntomas. Pero esto, pese a ser muy positivo, ha jugado más como un arma de doble filo.

Los niños con coronavirus son un vector silencioso de la enfermedad, ya que muchos padres ni siquiera podrían llegar a pensar que están contagiados. Esto llevaría a menos precauciones, como menos distancia respecto a otros, lo cual podría dar lugar a nuevos casos.

Sin embargo, ha habido muchas dudas respecto a si ellos pueden o no propagar la enfermedad a un nivel preocupante. Ahora un nuevo estudio realizado en Corea del Sur y publicado por los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades en los Estados Unidos, revela nueva información de calidad que puede ayudar a responder esta interrogante. Sus resultados sugieren que los niños mayores tienen más probabilidades de propagar la COVID-19 dentro de un hogar que los niños que son más pequeños y los adultos.

La mayor tasa de transmisión

Los investigadores rastrearon a 59,073 que estuvieron en contacto con 5.706 pacientes de COVID-19 en Corea del Sur entre el 20 de enero y el 27 de marzo de 2020. Al evaluar sus casos, descubrieron que, en promedio, el 11.8 por ciento de los contactos domésticos resultaron contagiados con la nueva enfermedad. En cambio, de los 48,481 contactos no domésticos, apenas 1.9 por ciento se habían contagiado.

La investigación reveló ue las personas que vivían con pacientes con edades comprendidas entre 10 y 19 años, el 18.6 por ciento dio positivo para el coronavirus dentro de los 10 días posteriores a la detección del caso inicial. Esta constituyó la tasa de transmisión más alta entre los grupos incluidos. En cambio, los niños menores de 10 años transmiten el virus en una tasa más baja que los mayores.

“También encontramos la tasa más alta de COVID-19 (18.6 por ciento) para contactos domésticos de niños en edad escolar y la más baja (5.3 por ciento) para hogares contactos de niños de 0 a 9 años en la mitad del cierre de la escuela”, escribieron los autores.

Temores en vísperas del regreso a clases

Los resultados sugieren que la tasa de transmisión del coronavirus es menor en niños menores de 10 años, pero los investigadores han advertido que esto podría cambiar cuando estos regresen a las escuelas.

Precisamente este ha sido uno de los temas más discutidos entre los expertos que están participando en la elaboración de planes de flexibilización de restricciones en medio de la pandemia.

El distanciamiento social ha obligado a más de uno a quedarse en casa, o trabajar desde casa con sus niños también encerrados. Esto ha supuesto un reto y ha aumentado el estrés de muchas familias ya que, como hemos indicado en otras oportunidades, la conexión con otros es algo indispensable para el desarrollo de habilidades sociales.

El trabajo remoto es una opción viable para muchos sectores, pero aún hay muchos aspectos que mejorar para que este no resulte más asfixiante que las condiciones presenciales tradicionales.

Sin embargo, estos resultados podrían modificar la idea de reabrir las escuelas en algunas regiones ya que podría significar un repunte importante de los casos, lo que significaría que los niños y adolescentes tendrán que seguir quedándose en casa por prevención.

“En la estrategia de mitigación actual que incluye distanciamiento físico, es importante optimizar la probabilidad de reducir las enfermedades individuales, familiares y comunitarias. Se debe alentar la implementación de recomendaciones de salud pública, incluida la higiene de las manos y las vías respiratorias, para reducir la transmisión del SARS-CoV-2 dentro de los hogares afectados”.

Pero sea cual sea el caso, los investigadores hacen hincapié en la necesidad de continuar con las medidas preventivas recomendadas hasta ahora. El distanciamiento social sigue siendo clave en la reducción de los contagios, pero esto debe ir acompañado de una buena higiene de manos, uso de mascarillas y limpieza continua de las superficies.

Referencia:

Contact Tracing during Coronavirus Disease Outbreak, South Korea, 2020.https://wwwnc.cdc.gov/eid/article/26/10/20-1315_article