La enfermedad de Alzheimer (EA), la causa más frecuente de demencia en los ancianos, es un trastorno neurodegenerativo progresivo en el que las neuronas de una persona –y las conexiones entre ellas– se degradan causando pérdida severa de memoria, deficiencias intelectuales y deterioro de las habilidades motoras y de comunicación.

El Alzheimer se caracteriza por la acumulación anormal de una proteína llamada beta-amiloidea (Aβ) alrededor de las neuronas, lo que dificulta su actividad y desencadena su degeneración. Por lo tanto, la conexión entre la acumulación de esta proteína en el cerebro y el desarrollo de los déficits cognitivos en la enfermedad ha sido un área de interés de la investigación científica.

Efecto evaluado

Recientemente se descubrió que la oxitocina está involucrada en la regulación del aprendizaje y el rendimiento de la memoria, pero hasta ahora, ningún estudio ha examinado el efecto de la esta hormona en el deterioro cognitivo inducido por la agregación de proteína beta-amiloidea.

Siguiendo esta línea de investigación, un equipo de científicos la Universidad de Ciencias de Tokio, analizó cómo la oxitocina, una hormona conocida por su papel en el sistema reproductivo femenino y en la inducción de los sentimientos de amor y bienestar, podría usarse para tratar trastornos cognitivos como el Alzheimer.

Los hallazgos del estudio plantean la posibilidad de que la oxitocina podría ser una nueva modalidad terapéutica para el tratamiento de la demencia causada por la enfermedad de Alzheimer.

Con ese fin, el equipo comenzó por dosificar muestras de hipocampo de ratón con proteína Aβ para confirmar su papel en la disminución de las capacidades de señalización de las neuronas al deteriorar su plasticidad sináptica.

Seguidamente, los investigadores evidenciaron un aumento de las capacidades de señalización tras una perfusión con la hormona oxitocina, lo que sugiere que la llamada hormona del amor puede revertir el deterioro de la plasticidad sináptica provocada por la acumulación de proteína Aβ.

¿Un posible tratamiento?

Para descubrir cómo la oxitocina logra esto, los investigadores realizaron una serie de experimentos adicionales.

En un cerebro normal, la oxitocina actúa uniéndose a estructuras especiales en las membranas de las células cerebrales, llamadas receptores de oxitocina. Los científicos “bloquearon” artificialmente estos receptores en las muestras de hipocampo de ratón para ver si la hormona podría revertir el deterioro inducido por Aβ de la plasticidad sináptica sin unirse a estos receptores.

La enfermedad de Alzheimer, la causa más frecuente de demencia en los ancianos, es un trastorno neurodegenerativo que causa pérdida severa de memoria, deficiencias intelectuales y deterioro de las habilidades motoras y de comunicación.

Tal como se esperaba, cuando los receptores de oxitocina estaban bloqueados, la hormona no podía revertir el efecto de la acumulación de proteína Aβ, lo que demuestra que estos receptores son esenciales para restituir la plasticidad sináptica observada.

Estos resultados plantean la interesante posibilidad de que la oxitocina podría ser una nueva modalidad terapéutica para el tratamiento de la pérdida de memoria asociada con trastornos cognitivos como la enfermedad de Alzheimer.

Los autores del estudio tienen la esperanza de que los hallazgos abran una nueva vía hacia el desarrollo de nuevos medicamentos para el tratamiento de la demencia causada por la enfermedad de Alzheimer.

Referencia: Oxytocin reverses Aβ-induced impairment of hippocampal synaptic plasticity in mice. Biochemical and Biophysical Research Communications, 2020. https://doi.org/10.1016/j.bbrc.2020.04.046