Dominic Raab, el secretario de Relaciones Exteriores del Reino Unido.

En un reciente anuncio, el gobierno del Reino Unido ha acusado a Rusia de intentar manipular las elecciones del 2019. Durante el proceso electoral de diciembre del año pasado, un documento confidencial del gobierno británico se filtró en la web.

No conformes con eso, los actores que lo obtuvieron también se dedicaron a difundirlo en las redes sociales para intentar aumentar su alcance. A pesar de que los intentos intervencionistas fueron infructuosos, dejaron al descubierto el deseo de terceros de intervenir en los procesos electorales.

Ahora, bajo nuevas evidencias, Dominic Raab, el secretario de Relaciones Exteriores bretón, ha puesto una nueva pieza en el tablero. Al parecer, todas las evidencias apuntan a que estos han sido movimientos promovidos por el Kremlin.

La acusación

Además de hacer pública esta acusación a través de un documento, el secretario clasificó como algo “completamente inaceptable” al evento.

“Documentos confidenciales del gobierno relacionados con el acuerdo de libre comercio entre el Reino Unido y los Estados Unidos fueron adquiridos ilícitamente antes de las elecciones generales de 2019 y difundidos en línea a través de la plataforma de redes sociales Reddit”, aclaró Raab.

Los alegatos de la declaración señalan a Rusia como el actor detrás de esta situación. Durante esta, un expediente del NHS comenzó a circular por la web, e incluso llegó a manos de un vocero del partido laborista opositor. Asimismo, indican que la intención rusa era hacer tambalear el funcionamiento de la democracia británica.

La investigación

Desde que el evento se dio, la inteligencia bretona ha realizado investigaciones variadas. Sobre todo, porque el expediente en cuestión se trataba de un ejemplar de 451 páginas que contaba con infinidad de correos electrónicos oficiales.

Por lo que, el que este se pudiera abrir paso sin problemas hasta Jeremy Corbyn, líder del partido laborista, durante la campaña electoral, ha despertado mucho suspicacia. Ahora, meses más tarde, después de realizar un “análisis exhaustivo”, Raab escribe:

“(…) el gobierno concluyó que es casi seguro que los actores rusos intentaron interferir en las elecciones generales de 2019 a través de la amplificación en línea de documentos gubernamentales adquiridos y filtrados ilícitamente”.

La respuesta de los laboristas

Por su parte, el hecho de que se vea al gobierno ruso como la fuente original de esta información deja la imagen de los laboristas en un punto delicado. Esto debido a que, pueden verse como promotores de acciones intervencionistas extranjeras.

Ante toda esta situación, un portavoz del partido ha dicho:

“Los trabajadores están listos para trabajar de manera cruzada para proteger la seguridad de nuestra nación. Eso incluye nuestra respuesta a la publicación del tan esperado informe del comité de inteligencia y seguridad sobre la amenaza rusa al Reino Unido”.

Sumado a esto, aseguraron rechazar cualquier intento de Rusia, u otra nación, de intervenir las elecciones británicas.

Lo más esperado

El “esperado informe” mencionado por el partido laborista tiene que ver con una investigación más extensa que se realiza sobre la situación de Rusia y la posible amenaza que esta representaría para el gobierno del Reino Unido y para el mantenimiento de la democracia.

Hasta hace tan solo unos días, se planteaba que no había evidencia suficiente o “ejemplos exitosos” que vincularan a Rusia con estas prácticas. Ahora, con los resultados de este primer análisis, podemos especular que el contenido del segundo informe, al ser incluso más exhaustivo, podrá abordar esta situación y sus problemáticas en detalle. Por los momentos, este no se ha dado a conocer, pero el público está a la expectativa.

El contexto

En ese último trimestre de 2019, muchos eventos se gestaron a la vez. Según las declaraciones de Raab, todo comenzó con una publicación de “actores rusos” en la red social, Reddit. Esto ocurrió por primera vez en octubre y se ubicaron los papeles asociados al usuario “Gregoriator”. El título de la publicación indicaba “Gran Bretaña está prácticamente de rodillas” al hacer referencia a las negociaciones que mantenía esta con EE.UU.

Tal como mencionó Raab, cuando esta publicación no logró la “tracción” necesaria, se la movió a otras plataformas. Así fue como poco tiempo después una nueva cuenta, bajo el mismo nombre de usuario, se utilizó para entrar en contacto con políticos, periodistas y celebridades tanto laboristas como liberales. Todo con la intención de hacerles llegar el documento para que estos lo hicieran notorio.

Nuevamente, estos intentos pasaron bajo la mesa, hasta que llegaron a Global Justice Now. Este grupo presentó interés en el archivo que les fue enviado por correo. Fue a través de ellos que los datos terminaron en manos del partido laborista a finales del periodo de campaña electoral.

 “Una amenaza mucho más amplia”

Graphika es uno de los investigadores que han formado parte del análisis que se ha realizado de todos los eventos de finales del 2019. Según esta compañía consultora, por los errores gramaticales y ortográficos que se observaban en las publicaciones de “Gregoriator” se podía señalar que el creador era originario de Rusia.

El jefe de investigaciones de la consultora, Ben Nimmo, ante esto también ha declarado:

“Lo importante aquí es que el gobierno del Reino Unido ahora ha acusado a los actores rusos de intentar interferir en las elecciones generales. Toda la evidencia apuntaba a esta dirección, pero esta [acusación] le agrega mucho peso [al tema]”.

Asimismo, se ha dado a la tarea de recalcar que toda esta investigación:

“También es un recordatorio de que la interferencia electoral no fue una excepción en EE. UU. en 2016. Es una amenaza mucho más amplia y a la que todos debemos estar atentos”.

De hecho, en ese mismo 2016, surgieron sospechas de que el Kremlin intentó interferir en los resultados de referéndum que se llevó a cabo ese año en el Reino Unido. No obstante, nunca se pudo comprobar. Ahora, existe la posibilidad de que el esperado informe sobre la situación de Rusia también aborde este tema. Uno que, como vemos, es mucho más común de lo que podríamos haber esperado en un principio.