Tradicionalmente, los productos de tabaco con sabor han estado ampliamente disponibles en el mercado. Estudios han encontrado que los cigarrillos con sabor resultan particularmente atractivos para los fumadores jóvenes y con frecuencia son utilizados como producto de iniciación.

Todos estos productos contienen nicotina y otras sustancias nocivas, y por lo tanto, son de especial interés para el bienestar de los jóvenes. En respuesta a esta preocupación y con el propósito de reducir su consumo, en el año 2009, la FDA prohibió todos los sabores característicos, salvo el mentol, en los cigarrillos convencionales.

Cambios en los comportamientos de fumar

Más de una década después de tomada esta medida, aún hay poca información del impacto que ha tenido esta prohibición en el tabaquismo juvenil. Para abordar esta brecha, un estudio realizado por investigadores de la Universidad George Mason (GMU) examinó datos de la Encuesta Nacional sobre el Consumo de Drogas y la Salud entre jóvenes y adultos en el periodo 2002-2017, es decir, antes y después de la entrada en vigencia de la prohibición.

Los investigadores evidenciaron que la prohibición de los cigarrillos aromatizados estaba relacionada con una reducción significativa del tabaquismo entre los jóvenes y los adultos jóvenes.

Para el estudio, el equipo de investigación incluyó datos representativos a nivel nacional recopilados cada trimestre de cada año, lo que proporcionó una medida más sensible para detectar cambios en los comportamientos de fumar, así como un grupo de comparación de adultos para probar si hubo una reducción general en el consumo de tabaco que podría haber sido resultado de otros factores.

Una medida eficaz

Este análisis reveló que la prohibición de los cigarrillos de sabores redujo el tabaquismo entre los jóvenes (de 12 a 17 años) en un 43 por ciento y entre los adultos jóvenes (de 18 a 25 años) en un 27 por ciento. Respecto a estos hallazgos, el doctor Matthew E. Rossheim, catedrático en el Departamento de Salud Global y Comunitaria de la GMU, indicó:

“Los resultados de nuestro estudio sugieren que la medida de prohibición de cigarrillos saborizados aplicada en el año 2009 fue extremadamente eficaz para reducir el consumo de tabaco entre los jóvenes”.

Estudios han encontrado que los cigarrillos con sabor resultan particularmente atractivos para los fumadores jóvenes y con frecuencia son utilizados como producto de iniciación.

Los autores del estudio no observaron una reducción similar en el tabaquismo entre los fumadores de más edad, lo que sugiere que esta prohibición fue efectiva para reducir el tabaquismo específicamente entre los jóvenes, y que esta reducción fue causada por la prohibición y no por otras influencias.

En general, los resultados de este estudio sugieren que la prohibición de los cigarrillos de sabores tuvo éxito en la reducción del uso de tabaco entre los adolescentes, pero demuestran la necesidad de un enfoque más integral para regular otros productos derivados del tabaco que son saborizados.

El hallazgo de que los adolescentes cambiaron a otros productos de tabaco con sabor confirma las preocupaciones de que esta característica es poderosamente atractiva para los jóvenes. Por lo tanto, señalan los autores, la ampliación de la prohibición de los cigarrillos mentolados tiene el potencial de generar reducciones adicionales en el tabaquismo juvenil.

Referencia: Cigarette Use Before and After the 2009 Flavored Cigarette Ban. Journal of Adolescent Health, 2020. http://dx.doi.org/10.1016/j.jadohealth.2020.06.022