Hoy en día tenemos el control de nuestra vida en la palma de nuestras manos de una manera más literal de lo que pensamos. Las prestaciones tecnológicas que tienen hoy en día los teléfonos móviles, hacen que llevemos en él todo, o casi todo lo que necesitamos en nuestro día a día. Agenda, despertador, correo electrónico, GPS, medio de información, incluso, en muchos casos, método de pago. Este dispositivo se ha vuelto esencial en nuestras vidas, y precisamente, por sus múltiples funciones que nos hacen tan fácil nuestro día a día, su precio suele ser bastante elevado.

Cuando necesitamos un móvil, queremos elegir aquel que más se adapte a nuestras necesidades sin preocuparnos en cuál será el coste de ello. Por eso, cada vez es más frecuente la opción de comprar móvil a plazos.

Para ello, existen diferentes vías de financiación, y aquí, te proponemos cuatro formas con las que podrás comprar el móvil que te gusta sin preocuparte por desembolsar grandes cantidades de dinero en un pago único:

  • Pagar a plazos con el operador: una de las maneras más comunes de financiar nuestro móvil a plazos es hacerlo a través de un operador de telefonía. En muchas  ocaciones las propias compañías de telecomunicaciones ponen a nuestra disposición la opción de comprar un terminal nuevo en plazos. En este sentido, antes de firmar la compra, lee bien las condiciones y si estás dispuesto a aceptarlas. Cada operador impone diferentes criterios en su pago a plazos, y en muchas ocasiones, va de la mano de la contratación de una tarifa determinada, de permanencia en la compañía y de comisiones aplicadas por el propio operador.
  • Entidad bancaria: Además del amplio abanico de productos de crédito y pequeños préstamos personales que se adaptan a las necesidades de los consumidores, algunas entidades bancarias ofrecen la opción de financiar móviles. Con el objetivo de explorar nuevos negocios, los bancos se han lanzado a la venta y financiación de diferentes productos, como los teléfonos móviles. Normalmente ofertan los modelos más demandados del mercado y aunque esta oportunidad solo suele ser para clientes, los intereses pueden llegar a ser muy bajos.
  • En el propio comercio: Cada vez son más los establecimientos, sobretodo grandes superficies, que en el momento del pago de un teléfono móvil, ofrecen sus propias condiciones para hacerlo mediante financiación. Lo hacen fraccionando el pago a través de una entidad bancaria con la que tienen convenio. Y en estos casos, las comisiones suelen ir en función del número de plazos de la devolución.
  • Planes de financiación online: las compras por internet son cada vez más populares, y el crecimiento del comercio electrónico ha posibilitado que la modalidad de pago flexible también se haya extendido a la red. Al igual que las grandes cadenas de distribución, funcionan a través de un acuerdo con una entidad bancaria, pero las condiciones pueden variar mucho de un comercio a otro.

Elijas la vía que elijas, a la hora de financiar tu nuevo móvil, existen varios aspectos que debes tener en cuenta como el tipo de interés que se va aplicar, las cuotas mensuales y el número de plazos en que se devolverá la financiación, las comisiones y las condiciones de contratación.