Esta semana no para y otra repentina pérdida se suma a la lista de despedidas. En esta oportunidad, el actor escocés Maurice Roëves muere a sus 83 años por causas aún no confirmadas.

La noticia fue anunciada por el agente de Roëves, Lovett Logan, quien publicó un comunicado en el Edinburgh Evening News confirmando la noticia de la partida del actor. “Maurice tuvo una carrera enormemente exitosa tanto en teatro como en pantalla, que abarcó varias décadas, comenzando en su país de origen, Escocia, y mudándose a Londres y Estados Unidos”, agregó.

Quizás a muchos el nombre no les suene de entrada, pero Roëves participó en la versión de 1984 de ‘Doctor Who’, como Stotz. Asimismo, apareció en un episodio de la sexta temporada de ‘Star Trek: The Next Generation’, donde interpretó a un capitán romulano. El actor es de las pocas estrellas que participaron en dos de las grandes franquicias de la ciencia ficción.

Cuatro estrellas, una semana

Roëves, a lo largo de su carrera, interpretó a icónicos personajes como Vincent Diver en ‘Tutti Frutti’ de la BBC, en 1987, y como el Coronel Edmund Munro en ‘The Last of the Mohicans’. De la misma forma, participó en la cinta de 1995, como el Juez Dreed, junto con Sylvester Stallone.

“Además de ser un actor verdaderamente dedicado y talentoso, también fue un verdadero caballero y un placer tenerlo como cliente. Lo extrañaremos mucho y nuestros pensamientos y amor están con Vanessa y su familia”, continuaba el comunicado.

Como dato curioso, se puede destacar que Roëves formó parte de la Real Academia Escocesa de Música y Drama –actualmente conocido como el Real Conservatorio de Escocia–, y que mientras estuvo allí recibió una medalla de oro por sus cualidades para la actuación. Luego de eso, consiguió un trabajo en el Citizens Theatre, donde sirvió de asistente del director de escena, y consiguiendo tiempo para intepretar pequeños roles que pulieron sus técnicas para las tablas.

Sin duda alguna, Roëves se une a los grandes de Hollywood que partieron este 2020, más expeditamente a Kelly Preston –quien falleció por cáncer de mama–, Grant Imahara –a quien se le reventó un aneurisma cerebral– y, el caso más impactante de todos, Naya Rivera –quien ya se confirmó murió ahogada tratando de salvar la vida de su hijo–.