Un anciano nahua. Crédito: Johan Wildhage/Survival.

Como muchos saben, Perú ha sido uno de los países latinoamericanos más afectados por la pandemia de COVID-19. Meses atrás se implementaron algunas medidas de cuarentena basadas en el género de sus ciudadanos, pero incluso con el esfuerzo de las autoridades y la población, el coronavirus ha logrado abarcar más territorio.

Y aunque poco se ha hablado de ello, uno de los temores era que el patógeno llegara a las poblaciones indígenas de la región. Esto ahora se ha convertido en una realidad, y según informes recientes se han registrado al menos seis casos de COVID-19 en la comunidad nahua, una reserva remota en la Amazonía peruana.

Poblaciones indígenas en zonas remotas

El pueblo nahua, también conocido como yora, es parte de un conjunto de subgrupos que vivían zonas remotas alrededor de los ríos Purús y Yurúa. Actualmente viven en la territorial Kugapakori-Nahua-Nanti, al sur de la Amazonía peruana, y su comunidad está conformada por menos de mil miembros.

Los nuevos positivos de COVID-19 se encontraron en Santa Rosa de Serjali, un asentamiento de 391 personas nahuas que apenas ha estado en contacto con el mundo exterior después de su “contacto inicial” en 1980.

El primero fue un hombre no indígena de 47 años, compañero de una mujer nahua, quien fue tratado inicialmente por una infección respiratoria hasta que lo llevaron a Sepahua, un pueblo cercano, donde finalmente fue diagnosticado con COVID-19.

Indígenas son más vulnerables durante la pandemia

La detección de estos casos ha sido motivo de preocupación entre los activistas indígenas amazónicos, que han advertido en varias oportunidades sobre el impacto devastador que podría tener esta enfermedad en dichas poblaciones.

Y es que, según los profesionales de la salud familiarizados con el tema, existe un alto riesgo de que esta infección se expanda rápidamente entre ellos. El gran problema es que, a diferencia de la población de las ciudades, estos carecen de inmunidad contra enfermedades introducidas, e incluso contra el resfriado común.

De hecho, esto ya ha ocurrido en el pasado. Durante el primer contacto con los externos en la década de 1980, los nahuas se vieron afectados por los resfriados, la gripe y las enfermedades respiratorias. Tal fue su impacto negativo que estas enfermedades acabaron con la mitad de su población.

Aunado a esta vulnerabilidad, los resultados de los análisis realizados a sus individuos muestran que el 80 por ciento de la población tiene en sus cuerpos niveles de mercurio que están muy por encima de los límites de seguridad. Las causas de ello aún no está claras.

Esta semana los grupos indígenas protestaron por la falta de atención del gobierno, pero también se informó que los trabajadores de la salud visitaron a la comunidad y les dejaron siete toneladas de alimentos junto con mascarillas y otros suministros, según informó el ministerio de cultura de Perú.

Los funcionarios sanitarios que visitaron la zona detectaron más de 150 casos de COVID-19 entre ocho indígenas en Sepahua, el cual se cree que fue el origen del contagio para los nahua.

Y aunque hasta ahora no hay muertes, la enfermedad promete seguir extendiéndose. Ya en otras comunidades remotas ubicadas en la frontera con Brasil se han confirmado casos de COVID-19.

Referencia:

Alarm as Covid-19 reaches recently contacted Amazon tribe. https://www.theguardian.com/global-development/2020/jul/15/amazon-indigenous-covid-19-remote-reserve