Vivimos en la era de internet y las redes sociales. Cualquier negocio, blog, empresa, medio, producto, etcétera debe tener una fuerte presencia en la red. Para lograr el éxito es indispensable posicionarse en la mente de los consumidores y para eso internet es la herramienta más útil.

E-mail marketing para comunicarse con el mundo

Pasamos gran parte de nuestro tiempo en internet, ya sea buscando información específica sobre algún asunto o, simplemente, navegando para pasar el rato. Pues bien, más allá del posicionamiento SEO en los motores de búsqueda como Google, una de las mejores formas de conseguir contactar y llamar la atención de los potenciales clientes es mediante un uso adecuado del e-mail marketing.

El e-mail marketing es la evolución de lo que toda la vida se ha conocido como buzoneo. Pero es mucho más que eso. El marketing por correo electrónico es un canal de comunicación entre empresa y consumidor que tiene infinidad de posibilidades si sabes cómo aprovechar sus ventajas.

Es mucho más que un conjunto de correos con función publicitaria que persiguen un aumento en el número de ventas. Todos sufrimos a empresas que nos bombardean con correos a diario sin ton ni son. Estas empresas piensan erróneamente que en el e-mail marketing prima la cantidad por encima de la cantidad. Y es un fallo grave. Una empresa no puede permitirse el lujo de que los clientes piensen que esa empresa es muy pesada. Hay que saber ajustar las comunicaciones para que aquello que reciban los clientes sea de valor y quieran seguir recibiendo información.

Para aportar información valiosa a los suscriptores y seguidores es muy importante realizar un trabajo, lo más preciso posible, de segmentación. Esto es, dividir a los clientes en pequeños grupos para que no compartas toda la información con todos los clientes, sino que la información que quieres comunicar se la hagas llegar a aquellos usuarios que pueden estar realmente interesados en ella. Si todos los días mandas comunicaciones irrelevantes, tus mails acabarán en la bandeja de correo no deseado e incluso puede que generen bajas y pérdidas de suscriptores, con lo que estarías logrando el efecto contrario al deseado.

Con el marketing de correo electrónico debes compartir no solo ofertas o lanzamientos de productos, también comparativas, tutoriales, recordatorios, felicitaciones… recuerda que es una manera de comunicarte con tus clientes, de hacerles ver que estás ahí y que te interesas por ellos, que no solo estás pendiente de “venderles algo”. Se trata de crear vínculos, una relación más próxima a una amistad sincera que a una relación de puro interés comercial.

Alternativas a Mailchimp

Para gestionar todo este trabajo laborioso y profundo –no, no vale con llevar el control con un par de hojas de Excel, sobre todo, a medida que la empresa vaya creciendo e incrementando el número de suscriptores-, es necesario utilizar un programa de gestión. A día de hoy, la solución más popular de e-mail marketing es Mailchimp, pero que sea la más famosa y la más utilizada no quiere decir que sea ni la mejor ni la más intuitiva ni la más completa.

Por ejemplo, una alternativa a Mailchimp en español –Mailchimp está en inglés- es Sendinblue. En parte, porque no todo el mundo domina el inglés y, además, porque se trata de una plataforma con grandes posibilidades.