Recientemente ha surgido evidencia que pone de manifiesto que, en diversas formas y en diferentes grados, un número cada vez mayor de personas se han visto afectadas psicológicamente por la crisis de salud pública que representa la pandemia del coronavirus.

Dado que esta evidencia proviene de estudios centrados en tipos específicos de trastornos psiquiátricos y utilizaron una muestra pequeña o no representativa, se sabe poco sobre la forma en que la población en general sufre trastornos psiquiátricos o soledad a causa de las medidas implementadas para afrontar la propagación del coronavirus como el distanciamiento social, el encierro y la cuarentena.

Mayor probabilidad

Para abordar este tema, investigadores de la Universidad de Cambridge y la Universidad de Stanford adoptaron alternativamente el Cuestionario de Salud General de 12 puntos que predice válidamente una gama más amplia de trastornos psiquiátricos y mide la frecuencia de la soledad como un riesgo psiquiátrico característico de la actual pandemia.

El estudio examinó los datos de 15.530 participantes recopilados entre el 24 y el 30 de abril, un momento en el que se produjeron alrededor de 23.000 muertes relacionadas con el coronavirus en el Reino Unido.

El estudio mostró que tener un trabajo y vivir con una pareja son factores de protección significativos contra los trastornos psiquiátricos generales y la soledad relacionada con la pandemia.

El análisis de estos datos reveló que el 29,2 por ciento de todos los encuestados obtuvo una puntuación de 4 o más en una escala de 5 puntos para los trastornos psiquiátricos generales. En simultáneo, los investigadores evidenciaron que el 35,86 por ciento de los encuestados se siente solo en una escala de niveles entre “a veces” o “con frecuencia”. La soledad está vinculada a peores resultados de salud a largo plazo, incluida la mortalidad por todas las causas.

Ampliar el campo de atención

Las mujeres y los jóvenes de 18 a 30 años de edad mostraron un riesgo significativamente mayor de sufrir trastornos psiquiátricos generales y soledad, lo que, según los investigadores, puede reflejar el hecho de que, en comparación con las personas de edad más avanzada, su vida social y económica se ha visto más perturbada por la crisis de salud pública.

Un análisis ulterior de los resultados mostró que quienes han tenido o tienen síntomas de coronavirus eran más propensos a padecer estos trastornos o a sentirse solos. El estudio no encontró diferencias significativas entre las diferentes regiones del Reino Unido en cuanto a desórdenes psiquiátricos generales o soledad.

La soledad está vinculada a peores resultados de salud a largo plazo, incluida la mortalidad por todas las causas.

La encuesta mostró que tener un trabajo y vivir con una pareja, así como contar con relaciones estrechas, son factores de protección significativos contra los trastornos psiquiátricos generales y la soledad relacionada con la pandemia.

En referencia a estos resultados, el doctor Senhu Wang, investigador afiliado del Centro de Investigación Empresarial de la Universidad de Cambridge y coautor del estudio, comentó:

“Las políticas de salud pública deben ampliar el campo de atención de los trastornos psiquiátricos y la soledad. Es necesario prestar especial atención a las poblaciones vulnerables, incluidas las mujeres, los jóvenes, los desempleados, las personas que no viven en pareja y las que tienen o han tenido síntomas de COVID-19″.

Referencia: Prevalence and predictors of general psychiatric disorders and loneliness during COVID-19 in the United Kingdom. Psychiatry Research, 2020. https://doi.org/10.1016/j.psychres.2020.113267