Los efectos de la pandemia del coronavirus se han extendido más allá de la atención médica, teniendo importantes ramificaciones sociales, económicas y culturales. Las secuelas de la enfermedad coronavírica se han relacionado con un aumento importante del estrés y la ansiedad en todo el mundo.

Durante mucho tiempo se ha establecido una asociación positiva entre la miocardiopatía por estrés, una afección cardíaca conocida popularmente como síndrome del corazón roto o síndrome de Takotsubo, y los niveles crecientes de estrés y ansiedad.

Incremento significativo

En línea con esta premisa, los resultados de un reciente estudio realizado por investigadores de la Clínica Cleveland revelaron que el número de pacientes que experimentaron esta afección cardíaca aumentó de cuatro a cinco veces durante la pandemia de coronavirus.

Para llegar a sus conclusiones el equipo de investigación analizó los datos médicos de 258 pacientes que ingresaron a la Clínica Cleveland con síndrome coronario agudo (SCA) entre el 1 de marzo y el 30 de abril, lo que corresponde al período en que los casos de infección por coronavirus mostraron una tendencia exponencial en Estados Unidos.

Los investigadores observaron que la angustia social y económica asociada con pandemia son los factores más probables relacionados con el incremento de casos de esta afección cardiaca.

Con esta información, los investigadores hicieron una comparación con cuatro grupos de control de pacientes con SCA que acudieron a la clínica antes de la pandemia: de principios de marzo hasta finales de abril del año 2018; de principios de enero hasta finales de febrero de 2019; de principios de marzo hasta finales de abril de 2019 y desde principios de enero hasta finales de febrero de 2020.

Esta comparación reveló que el 7,8 por ciento de los pacientes con SCA fueron diagnosticados con síndrome de corazón roto durante la pandemia, en comparación con el 1,5 al 1,8 por ciento antes de la pandemia.

Factores más probables

Adicionalmente, los datos mostraron que los pacientes con síndrome de corazón roto durante la pandemia permanecieron en el hospital más tiempo que los de los grupos prepandémicos. Sin embargo, los investigadores no encontraron ninguna diferencia significativa en las tasas de mortalidad.

Curiosamente, ninguno de los pacientes diagnosticados con el síndrome del corazón roto estaba infectado con el coronavirus, lo que da soporte a la idea de que la angustia social y económica asociada con pandemia son los factores más probables relacionados con el incremento de casos de esta afección cardíaca.

El estudio mostró que el número de pacientes que experimentaron esta afección cardiaca aumentó de cuatro a cinco veces durante la pandemia de coronavirus.

El llamado síndrome del corazón roto es típicamente provocado por una extrema angustia física o emocional, y puede causar que los músculos del corazón se debiliten repentinamente. Los síntomas pueden ser similares a los de un ataque al corazón, incluyendo dolor en el pecho y falta de aliento.

Si bien no se han esclarecido plenamente los mecanismos involucrados en esta afección, se cree que los eventos física o emocionalmente estresantes pueden hacer que el cuerpo libere hormonas que reducen temporalmente la capacidad del corazón para bombear sangre con normalidad.

Aunque la mayoría de los pacientes que desarrollan esta afección se recuperan completamente, en algunos casos el síndrome de corazón roto puede tener consecuencias duraderas e incluso ser mortal.

Referencia: Incidence of Stress Cardiomyopathy During the Coronavirus Disease 2019 Pandemic. JAMA Network Open, 2020. https://doi.org/10.1001/jamanetworkopen.2020.14780