La crisis que el coronavirus ha causado en todo el mundo ha hecho que todo este se apresure por encontrar un modo de frenarlo y erradicarlo. Debido a esto, en la actualidad hay infinidad de investigaciones llevándose a cabo para entender cada pequeña parte de este virus, de cómo actúa, cómo se transmite y, más importante, cómo detenerlo.

Sin embargo, detalles como el origen de este también pueden ser vitales para determinar elementos relevantes sobre el virus. Por este motivo, recientemente la Organización Mundial de la Salud ha hecho acuerdos con China para llevar a cabo una investigación en su territorio.

Este estudio internacional buscará determinar el verdadero origen del coronavirus, SARS-CoV-2, causante del COVID-19, que fue reportado por primera vez en Wuhan, China. Para esto, un equipo de profesionales internacionales se dirigirá al territorio de la nación asiática.

Buscando los orígenes de la pandemia

Hasta la fecha, a pesar de que existen variadas teorías no ha sido posible delimitar en su totalidad el origen verdadero del coronavirus. Por lo que, no se conoce por completo el camino que hizo para llegar al ser humano.

Por ahora, se ha logrado comprobar y acordar que este se trata de un virus zoonótico. Es decir, es uno que tuvo origen en un animal y que luego saltó a los humanos. Con esto se desmantelan teorías conspirativas con las que habían tratado de hablar de un origen artificial de la enfermedad.

Se ha planteado que el portador original del coronavirus podría ser una de las cientos de especies de murciélagos salvajes que hacen vida en China. Sin embargo, desde allí, las cosas dejan de estar claras. En algunos casos, se dice que el coronavirus pudo haber saltado a otras criaturas como el pangolín antes de llegar finalmente a los humanos.

La misión de investigación

Para poder llevar a cabo este estudio, el equipo de expertos que representará a la OMS estará conformado por un especialista en salud animal y otro en epidemiología. Las identidades de estos se han mantenido bajo un velo confidencial para asegurar la tranquilidad de su viaje y que su investigación se pueda llevar a cabo con la menor influencia externa posible.

Igualmente, no se ha revelado un itinerario o metas específicas de esta comisión, según la Organización de las Naciones Unidas (ONU). Hasta ahora, ni la propia OMS conoce cuáles serán los pasos que darán los expertos una vez inicien las investigaciones.

Han decidido manejar el formato de esta manera para que el par tenga verdadera libertad de investigar en el territorio chino. Así, podrán ir modificando sobre la marcha sus criterios o zonas de estudio de acuerdo a la información que vayan recabando durante su estadía.

La llegada de este equipo a China oficializaría la segunda misión de este estilo que se ha realizado en el país en este 2020. La primera se llevó a cabo en febrero y estuvo bajo la dirección del doctor canadiense, Bruce Aylward.

El contexto

La necesidad por conocer el origen del COVID-19 no se trata de un elemento reciente. De hecho, en la ONU, varios países solicitaron que se realizaran investigaciones en China para poder determinar, de una vez por todas, su punto de origen.

No obstante, en aquel momento China puso como condición que fuera la OMS quien presidiera la investigación y que, además, esta se pospusiera hasta el brote del virus hubiera remitido.

Ahora, China se encuentra en una relativa estabilidad, a pesar de que los rebrotes y los reportes de nuevos casos están iniciando en algunas partes de su territorio. Pero el resto del mundo no se encuentra en tan buenas condiciones, con naciones como EE.UU., Brasil e India experimentando aumentos desmedidos en el conteo de casos. Además, solo en junio, el mundo reportó el 60% de los casos del conteo global.

Pero, parece que esta segunda visita se llevará a cabo de todas formas. Tal vez como un modo de dejar atrás los rumores que corrieron sobre una mala comunicación entre la OMS y China durante el inicio de la pandemia. Además, puede ser también la forma de la organización de demostrar que seguirá adelante con sus labores a pesar de su separación de Estados Unidos, un evento del cual aún no hemos experimentado todas las consecuencias.

Asimismo, es probable que la OMS esté en busca de respuestas a incógnitas menos desalentadoras como la que se resolvió recientemente al aclarar que el coronavirus sí es capaz de transmitirse por el aire. Algo que la organización solo admitió luego de que más de 200 científicos en todo el mundo la presionaran para esto. Ahora, los mensajes de la OMS incluyen comentarios sobre la posibilidad de aún controlar la pandemia, pero no de una vuelta a la normalidad temprana. Tal vez saber un poco más del origen de este virus pueda darnos claves importantes que influyan positivamente en ambos casos.