Debido al aumento de nuevos casos de coronavirus en el estado de California, el gobernador Gavin Newsom emitió una orden a nivel estatal para que restaurantes, cines, salas de juego y otros establecimientos recientemente reabiertos cesen sus operaciones en espacios internos.

La ordenanza también instruyó que en 30 condados de la lista de vigilancia del estado cerraran gimnasios, casas de culto, oficinas para sectores de trabajo no esenciales, centros comerciales, peluquerías y salones de belleza, a menos que puedan operar en espacios abiertos u ofrecer servicio de delivery. El gobernador Newsom también ordenó que los bares suspendan todas las operaciones, tanto en interiores y exteriores, en toda California.

Un paso atrás

La medida contraviene el esfuerzo que las autoridades y el sector del comercio han venido realizando desde mayo para recuperarse del colapso económico causado por las medidas implementadas para afrontar la propagación del coronavirus.

El Gobernador de California, Gavin Newson (en la imagen), emitió una orden para que restaurantes y otros establecimientos cesen sus operaciones en espacios internos.

En todo el estado, el número promedio de casos diarios de coronavirus casi se duplicó entre junio y julio. En junio, se informó un promedio de 4.007 casos nuevos cada día, en comparación con los 8.211 registrados en la última semana. De los casi 13 millones de casos confirmados a nivel mundial, Estados Unidos registra 3,3 millones de casos y más de 135.000 muertes.

En respaldo a la medida, los funcionarios de salud estadales citaron que la naturaleza propia de estos establecimientos lleva implícito un alto riesgo de transmisión. Básicamente, en estos establecimientos se reúnen grupos de personas que pueden no guardar las medidas preventivas, como una mascarilla facial.

Más oportunidades para la propagación del virus

La evidencia reciente muestra que en los espacios interiores, especialmente aquellos que no cuentan con una ventilación adecuada, el riesgo de contagio es particularmente alto debido a la liberación de partículas infecciosas en el aire exhaladas por las personas al toser, estornudar o simplemente hablar.

De los casi 13 millones de casos confirmados a nivel mundial, Estados Unidos registra 3,3 millones de casos y más de 135.000 muertes.

Por otra parte, se sabe que los efectos del consumo pueden estimular el incumplimiento de las medidas básicas de protección personal recomendadas, como el uso adecuado de las mascarillas faciales o mantener una distancia prudente a otras personas.

Las autoridades indicaron que este tipo de comportamiento crea más oportunidades para la propagación del virus, por lo que han tenido que ordenar el cierre de cervecerías, bares y pubs, aun cuando estén en capacidad de operar al aire libre.

Referencia: California reverses reopening decisions as coronavirus surges. Cnet, 2020. https://cnet.co/305ZJAF