Shibam, ciudad de Yemen. Foto: Tomor meko/Flickr.

El distanciamiento social ha sido vendido como una estrategia eficaz para contener los contagios de coronavirus en el mundo. Sin embargo, muchas personas en el mundo dudan de que esta sea la medida más idónea ya que hay un alto costo que pagar en su implementación: el daño de la economía.

Los bloqueos derivados de la pandemia han interrumpido el suministro de alimentos y otros insumos, así como los ingresos de muchos países que ya se encontraban en crisis. Esto ha empujado a millones de personas hacia el hambre, lo que sugiere que el remedio podría ser peor que la enfermedad.

La Oxfam, una confederación internacional no gubernamental que lucha contra la pobreza y el sufrimiento humano, advirtió esto en un informe reciente. El cierre de las fronteras, los toques de queda, las restricciones de viaje y de movimiento dentro de las ciudades ha llevado a un millón adicional de personas a estar más cerca de la hambruna en Afganistán y ha exacerbado la crisis humanitaria en Yemen, donde ya dos tercios de su población vivía en el hambre.

Países al borde de la hambruna

Solo en Afganistán, el número de personas al borde de la hambruna en el país aumentó bruscamente de 2.5 millones en septiembre pasado a 3.5 millones en mayo como consecuencia del cierre del cierre de las fronteras y la recesión económica de Irán, el país que vecino que, como bien sabemos, también se ha visto muy golpeado por el coronavirus.

Pero no solo Afganistán y Yemen están sufriendo de manera severa las consecuencias de las restricciones. En su informe, identificó a la República Democrática del Congo, Venezuela, el Sahel de África occidental, Etiopía, Sudán, Sudán del Sur , Siria y Haití como puntos críticos de hambre extrema.

Países que ya venían enfrentando crisis humanitarias severas, como Sudán del Sur y Siria, ya estaban empeorando debido a la pandemia. Sin embargo, la preocupación se ha extendido también a ciertos países de ingresos medios como India y Brasil, que han experimentado un incremento alarmante de casos en las últimas semanas.

Y según los datos que se han recolectado, se estima que hasta 12,000 personas podrían morir de hambre todos los días en todo el mundo; 2,000 más de las que murieron de COVID-19 cada día en el mes de abril.

Yemen ha sido golpeado por la pandemia

El informe de la Oxfam revela información relevante sobre Yemen, una región en la que el brote de coronavirus ha agravado el desastre humanitario. Solo en los primeros cuatro meses de 2020, las remesas de los trabajadores yemeníes en el extranjero se redujeron en un 80 por ciento, lo que vendría siendo unos 253 millones de dólares (£ 200 millones), como resultado de la pérdida de empleos en la región del Golfo.

Junto a ello, el cierre de las vías de suministro ha provocado escasez de alimentos, y un consecuente aumento de estos, que es prácticamente dependiente de otros al importar 90 por ciento de sus alimentos.

Salem Jaffer Baobaid, portavoz yemení de Islamic Relief, señaló que la guerra en Yemen había destruido la economía del país, obligando a muchos a trabajar de día y limitando sus oportunidades.

“Esta pandemia ha obligado a las personas a quedarse en casa. Esto ha hecho la vida muy difícil para las personas que satisfacen sus necesidades diariamente ”, dijo. “La pandemia ha afectado incluso el ciclo de vida básico y el sufrimiento de las personas ha aumentado”.

Vemos pues que los efectos colaterales de la nueva enfermedad han logrado ser mucho más destructivos que el mismo coronavirus, llevando a millones de personas a la pobreza extrema.

No se equivoca el director ejecutivo de Oxfam GB, Danny Sriskandarajah, al apoyar a los gobiernos en la contención de la propagación de la enfermedad, pero instarlos a hacerlo de una forma en que el hambre no mate a más personas que esta.

“Para romper el ciclo del hambre, los gobiernos deben construir sistemas alimentarios más justos y sostenibles que garanticen que los pequeños productores y trabajadores ganen un salario digno”, añadió.

Para intentar ayudar en medio de esta tragedia, la Oxfam ha pedido más dinero para combatir el hambre derivada de los bloqueos actuales. Asimismo, hará presión para que se cancele la deuda de los países pobres cuando los ministros de finanzas del G20 en la próxima reunión.

Referencia:

Hunger could kill millions more than Covid-19, warns Oxfam. https://www.theguardian.com/global-development/2020/jul/09/hunger-could-kill-millions-more-than-covid-19-warns-oxfam