En la actualidad, las impresoras tridimensionales han confeccionado piezas de todo tipo en una variedad de materiales, incluyendo dulces, ropa e incluso ovarios de ratón. Pero las perspectivas de uso de este recurso tecnológico no se limitan a eso. En los próximos años, bioimpresoras especializadas podrían comenzar a elaborar órganos humanos funcionales.

Los astronautas a bordo de la Estación Espacial Internacional (EEI) llevan a cabo algunos experimentos extraordinarios. Uno de los más sorprendentes utiliza bioimpresoras 3D para crear estructuras similares a órganos en el espacio.

Entorno de microgravedad

El hecho de hacer estos esfuerzos en la EEI se debe a que imprimir las complejas estructuras internas de los órganos ha resultado difícil en la gravedad de la Tierra, por lo que la idea de imprimirlas en microgravedad podría ser una forma de superar esas dificultades.

Los órganos impresos en el espacio podrían ayudar a acortar las listas de espera de trasplantes e incluso eliminar el rechazo de órganos.

Aquí en la Tierra, los investigadores han estado fabricando estructuras biológicas, que son idénticas a las estructuras naturales que se encuentran en los tejidos y órganos del cuerpo humano, utilizando bioimpresoras 3D.

Al igual que las impresoras 3D normales, las bioimpresoras 3D generan estructuras tridimensionales capa por capa sucesivamente. Estas estructuras necesitan un soporte, o andamiaje, para formar las formas deseadas.

Pero bajo la gravedad de la Tierra, los andamios convencionales no pueden soportar algunas de las estructuras más pequeñas y complejas, como los capilares dentro de los órganos humanos.

Un paso adelante

El entorno de microgravedad de la EEI proporciona una solución para imprimir las complejas estructuras que distingue a los órganos, ya que el ambiente de gravedad mínima elimina la necesidad de utilizar estructuras de soporte.

Uno de los experimentos sorprendentes más que los astronautas están llevando a cabo a bordo de la Estación Espacial Internacional utiliza bioimpresoras 3D para crear órganos en el espacio.

El equipo de la Estación Espacial está probando actualmente una instalación de biofabricación, que fue enviada en un cohete de SpaceX, para imprimir tejidos similares a órganos en microgravedad.

Para ello, utilizan casetes especializados que sostienen los tejidos impresos durante varias semanas. Esto permite que los tejidos se formen cohesivamente a nivel celular.

Aunque todavía tienen un largo camino por recorrer, los investigadores de la Estación Espacial Internacional esperan eventualmente ensamblar órganos a partir de células humanas adultas, incluyendo células madre.

Estas pruebas son un paso adelante hacia la fabricación de órganos humanos en el espacio con bioimpresión 3D. Si el experimento es exitoso, los órganos impresos en el espacio podrían ayudar a acortar las listas de espera de trasplantes e incluso eliminar el rechazo de órganos.

Con el tiempo, la instalación de biofabricación podría convertirse en parte de un sistema más grande capaz de fabricar órganos humanos completos y en pleno funcionamiento, lo que ha sido un sueño de científicos y médicos de todo el mundo.

Referencia: Why are scientists trying to manufacture organs in space? The Converstaion, 2020. https://bit.ly/2BLA48t