Si bien no estamos aquí para juzgar las decisiones de nadie, afirmamos con seguridad que existen “opuestos” que no deberían existir. Sabemos que en eso consiste el equilibrio: en un grupo de personas que esté a favor y en otro que se manifieste completamente en contra, pero, en lo que respecta al sector salud, hay algunos que se extralimitan.

Por ejemplo, en una época donde pensábamos que los únicos grupos opositores que estaban marcando “tendencia” eran los “pro elección” –quienes están a favor del aborto y de la “decisión” de la mujer por encima de la vida del feto– y los anti vacunas –que, evidentemente, están en contra de las inyecciones que pretenden evitar importantes contagios baja la premisa de que están son más dañinas que las propias enfermedades–, surgen los “anti mascarillas”.

No sabemos muy bien si ese es el nombre oficial que han decidido adoptar, pero estamos seguros que han escuchado hablar mucho del grupo de personas, sobre todo en los Estados Unidos, que están manifestando estar en contra del uso de las mascarillas por una especie de “mi cara, mi elección”.

Sabemos que en el título de esta nota les prometemos información menos densa, sin embargo, quisiéramos elaborar nuestro caso antes de hablar de entrenamiento.

Actualmente, el uso de la mascarilla se ha comprobado como la forma más efectiva de reducir el aumento de casos del coronavirus –aparte del distanciamiento social, por supuesto–, entonces, ¿cómo sentirnos seguros en un mundo donde no solo hay gente en contra de vacunarse sino también en contra de portar el único accesorio que podría mantenernos a salvo?

Más bien, imagínense que, de 10 personas, 6 no estén a favor de usar la mascarilla, pero, además, de existir una vacuna para prevenir el coronavirus, también estén en contra de colocársela. Estamos hablando de un ciclo de contagio muy tóxico y un mundo en el que vivir donde sería imposible no tener miedo de enfermarse.

Creemos que por aspectos como estos es que la industria del cine y de la televisión aprovecha para llevar algo de educación desde el entretenimiento. Así como hay series documentales sobre el coronavirus y los primeros pasos para el desarrollo de la vacuna, existen episodios puntuales en series de cualquier índole donde el grupo anti vacunas es el foco.

‘South Park’

Seguramente pensaron que comenzaríamos directamente con las series médicas, sin embargo, queremos demostrar un punto con esta primera elección, y ese es que, a través de la risa también se educa.

Sin duda alguna, después de ‘The Simpsons’, ‘South Park’ es la serie animada para adultos experta en tratar temas sociales, culturales y políticos de una forma en la que no solo rías en el proceso, sino que también te atrevas a fomentar un debate.

Para la celebración de su episodio número 300, ‘South Park’ aprovechó una escena para, a través del humor negro, mostrar a un anti vacunas y las reacciones de las personas a su alrededor. En este caso, el elegido fue Cartman, quien huye de una vacunación programada y convierte su persecución para inyectarlo en una especie de rodeo donde nadie parece poder atraparlo.

No obstante, al no vacunarse Cartman no solo pone en altos niveles de preocupación a su mamá, sino que su propio colegio se pone en contra de su decisión y le lanzan el ultimátum de que no podrá volver a clases hasta vacunarse, ya que todos deben estar inmunizados para que nadie corra riesgo de ningún contagio. “Los anti vacunas son peligrosos”, agrega el director de la escuela.

Aunque Cartman luego logra volver al colegio, no por haberse vacunado, sino por haber usada la carta de “mi cuerpo, mi elección”, que ‘South Park’ aborde el tema desde la verdadera preocupación –los padres que se niegan a vacunar a sus hijos y exponen deliberadamente a otros pequeños, sin querer cargar con la responsabilidad– es importante.

Al mejor estilo ‘South Park’, llevan las cosas al extremo y, entendiendo que todos los padres del colegio no están de acuerdo con que Cartman sea un anti vacuna declarado, contratan a un atrapa cerdos para emboscar al “niño” y a todo el resto de pequeños no vacunados, y realizar una especie de corral de niños sin vacunación.

‘Dr. House’

Evidentemente, si estamos hablando de grupos anti vacunas, no podemos dejar de mencionar una que otra serie médica, pero en este caso, decidimos empezar por el implacable y brutalmente honesto ‘Dr. House’.

Quienes sean fanáticos de las series de este género, sin duda han visto a Hugh Laurie interpretar al increíble Dr. Gregory House, quien no solo es realmente bueno en su trabajo, sino que también posee un bajo nivel de tacto al momento de tratar con personas inconscientes y enfermedades irresponsables.

Esta fue la situación en uno de sus episodios donde una madre, considerada una neohippie, lleva preocupada a su bebé a la clínica. Sin embargo, cuando el Dr. House le recalca que la pequeña no tiene registro de vacunas, todo se torna bastante real.

La madre de la pequeña admite que su hija no tiene las vacunas porque considera que son solo un artefacto creado por la industria farmacéutica para ganar dinero y no realmente salvar vidas. Esto, queridos amigos, no solo pasa en la televisión.

Existe un gran grupo de personas que considerar que las vacunas son solo potecitos de medicina que no hacen ningún bien para el cuerpo humano, que fueron creados por la industria farmacéutica para “robar” sin pistola.

No obstante, el Dr. House no dejaría que el comentario de la joven madre pasara por debajo de la mesa y se aseguró de recalcarle que las vacunas no solo prevén que su hija se contagie, sino que también evitan que el resto de los otros pequeños que se codean con su bebé sufran de lo mismo, lo que disminuye la tasa de mortalidad en los niños, y, como lo dije él: “la venta de mini ataúdes”.

‘Private Practice’

Siguiendo con la línea de series médicas, tenemos a uno de los spin-offs de ‘Grey’s Anatomy’, ‘Private Practice’. Quienes no reconozcan la serie, es un proyecto derivado que se creó cuando Adisson –la ex esposa de Derek Sheperd– se mudó a Los Ángeles y empezó a trabajar en la clínica de sus compañeros de clase, el Oceanside Wellness.

Durante su vigésimo episodio, la serie decide mostrar el caso de un pequeño que contrae sarampión, lo que, por supuesto pone a todo el mundo, no solo en la clínica, en completo riesgo, por lo que deciden ponerlo en cuarentena y la recomendación de su doctor es que sus hermanos se vacunen.

La madre que llegó a la clínica con un hijo con sarampión, tiene otros dos pequeños y uno de ellos padece de autismo. El joven con autismo sí fue vacunado en contra del sarampión cuando era más pequeño, pero al recibir el diagnóstico de autismo la madre pensó que la vacuna lo había ocasionado.

Por creer que fue la vacuna lo que hizo autista a uno de sus hijos, decide que no vacunará a su otro hijo, por miedo a que el pequeño pase por lo mismo que su niño mayor. En resumidas cuentas, la madre se niega a vacunar a sus hijos porque tiene la falsa concepción de que su hijo mayor tiene autismo por culpa de la inyección.

Ante tal afirmación, el médico tratante de los pequeños pasa por encima de la decisión de la madre y vacuna al niño, lo que, sin duda, pude haber estado mal, pero el joven contagiado estaba al borde de la muerte y él, como doctor, no podía dejar que otro más muriera por culpa de una decisión no fundamentada en investigación científica.

Al final, el pequeño con sarampión muere en brazos de su madre, aun cuando los médicos hicieron de todo y más para mantenerlo con vida. Pero, lo que muchos ignoran es que no todas las enfermedades que cobran vidas son bacterias o virus de alto nivel, el sarampión es una infección altamente contagiosa y bastante letal.

‘Law & Order: SVU’

Sí, así como lo están leyendo, en una cápsula de episodios sobre miembros de los grupos anti vacunas ‘La Ley y El Orden: Víctimas Especiales’ también tiene un espacio completamente válido, y, ¿por qué? Bueno, normalmente los padres que están en contra de la vacunación de sus hijos suelen recibir demandas legales por poner en peligro a otros pequeños.

El episodio puede ser de los más reconocidos porque Hillary Duff actuó en él, pero el foco estaba en la decisión egoísta y desinformada de una madre que se negó a vacunar a su hijo, el cual infectó a una pequeña niña de 11 meses de sarampión y la mató.

Por ser ‘Law & Order’ no se puede dejar de lado el aspecto dramático y criminal del episodio. Todo comenzó con la sospecha de que la hermana mayor (Duff) y su madre habían matado a la pequeña por dramas personales, sin embargo, el verdadero plot twist está en que descubren que el asesino silencio fue el sarampión y la decisión de la madre de no vacunar a su hijo por razones religiosas.

La madre irresponsable que decidió no vacunar a su hijo es llevada a corte, pero, lamentablemente es declarada no culpable. Aunque la desinformación de las vacunas y relacionarlo con el aspecto religioso fueron lo que mataron a una pequeña, no existen leyes que aprendan a un homicida por decisiones como esas.

Al final, las afectadas por la muerte de su pequeña niña deciden hacer justicia con sus propias manos y matar a la mujer anti vacuna.

‘Madam Secretary’

De nuevo el sarampión es el villano de uno de los episodios de una serie dramática, ‘Madam Secretary’ de CBS. Producción que está muy lejos de ser un drama médico pero que tomó su plataforma para generar conciencia sobre los riesgos de la vacilación a vacunarse.

El episodio fue muy acertado, ya que se estrenó en el 2019, durante la presencia de los brotes de sarampión en las noticias y como el “asesino silencioso” se esparcía por todo el país, y, gigantes tecnológicos como Facebook estaban bajo la lupa por permitir el aumento de los grupos anti vacunas y la desinformación por redes sociales.

En el capítulo, la Secretaria de Estado, interpretada por Patina Miller, regresa de un crucero directo a la clínica, para entrar en cuarentena por el contagio de su pequeña hija Joanna de sarampión. ¿La razón? Uno de los niños en el crucero no estaba vacuna contra el sarampión, se contagió en el viaje y así también contagia a la pequeña.

La pequeña Joanna estaba vacuna contra el sarampión, las paperas y la rubéola, pero las vacunas se han comprobado que son un 93% efectivas, de ahí la razón por la que se pida a todo el mundo que la reciba: para evitar que ese 7% sea letal.

Joanna se salva, pero la pequeña paciente 0 sufre una complicación que viene como efecto del sarampión llamada encefalitis, lo que le causa a la niña portadora del sarampión un daño cerebral. Si bien, ‘Madame Secretary’ es un drama ficticio, estuvo bien asesorado por entes como el Centro de Investigación en Medios, Tecnología y Salud de la Universidad de Pittsburgh.

En esta oportunidad, el foco de la conversación estuvo en la importancia de hacer que las vacunas sean un acto “obligatorio” para todos, porque, como habrán notado, no es tanto que uno solo se vacune, sino que hay grados de probabilidad que implican que hasta quienes reciban la vacuna pueden sufrir si otro no lo hace.

Asimismo, como verán, la pequeña con la vacuna se contagió, pero vivió y se recuperó, ya que los anticuerpos en la inyección la ayudaron a lidiar de mejor forma con el contagio, mientras que la otra niña que no estaba vacunada, recibió lo peor de lo peor.

‘The Good Doctor’

Para finalizar, volvemos al sector médico con una de las series del género que más está dando de qué hablar: ‘The Good Doctor’.

Aquellos que no conocen ‘The Good Doctor’, sin duda se están perdiendo de una gran producción, que no solo busca ser distinta a todas las demás series de medicina, como ‘Grey’s Anatomy’, sino que también coloca en el puesto protagónico a un joven médico con autismo, y demuestra cómo no solo puede lidiar con su enfermedad, pero también ayuda a salvar muchas vidas.

En esta oportunidad, en el capítulo ‘Stories’, una pareja llega con su hijo adolescente enfermo, el cual nunca ha sido vacunado y es tratado únicamente con tratamiento homeopáticos. El joven tenía dos médicos tratantes, uno de ellos estaba completamente molesto por la decisión de los padres de no vacunar a su hijo, mientras que el otro le explicó la importancia de tratar de convencer a los padres y no de enfrentárseles.

Mientras que la doctora considera que no habrá forma de que los padres entren en razón, el Dr. Parker decide abordar a la familia con una historia personal sobre una amiga que perdió a su hija de dos años por no vacunarla contra el sarampión.

Si bien muchos consideran que ‘The Good Doctor’ pudo sacarle más punta al tema de los anti vacunas, el discurso del Dr. Parker convenció a la madre –no al padre– de pedir que vacunen al joven que estaba sufriendo por tener dos médulas espinales.

La decisión de vacunar a su hijo sin el consentimiento del padre, hace que la pareja discuta, pero el joven no sufre de ningún efecto negativo ni por las vacunas ni por la operación. ‘Stories’ demuestra que para proteger a un hijo solo hace falta la decisión de un padre.