Hasta ahora, la Organización Mundial de Salud (OMS) ha sostenido que el coronavirus SARS-CoV-2, agente causal de la enfermedad COVID-19, se transmite principalmente por gotas respiratorias exhaladas por personas infectadas cuando tosen o estornudan, las cuales rápidamente, por efecto de la gravedad, terminan por asentarse en el suelo u otras superficies.

Pero en una carta abierta dirigida a la OMS, 239 científicos de 32 países describieron evidencia que apoya que las partículas de virus contenidas en microgotas exhaladas por personas infectadas, lo suficientemente pequeñas como para permanecer flotando en el aire, pueden infectar a las personas que las respiran. Por lo tanto, los científicos instaron a la OMS a actualizar su orientación.

Evidencia emergente

Un día después del señalamiento de que el organismo mundial estaba minimizando el riesgo de transmisión por vía aérea entre personas, la OMS reconoció nuevas pruebas de que el coronavirus se propaga más ampliamente en el aire de lo que había sugerido anteriormente.

Ante cualquier cambio del riesgo de transmisión de la OMS, los gobiernos tendrían que ajustar las medidas de salud pública destinadas a frenar la propagación del virus.

La doctora Maria Van Kerkhove, responsable técnico de la pandemia de COVID-19 en la OMS, comentó que había “evidencia emergente” de transmisión por vía aérea del coronavirus, pero que no era definitivo. “Hemos estado hablando de la posibilidad de transmisión por el aire y de aerosoles como uno de los modos de transmisión de COVID-19”.

En una conferencia de prensa realizada el martes en la sede de la OMS en Ginebra, la doctora Benedetta Allegranzi, líder técnica de la OMS para la prevención y el control de infecciones, apuntó:

“No se puede descartar la posibilidad de transmisión por vía aérea en entornos públicos, especialmente en condiciones muy específicas, atestadas, cerradas, mal ventiladas que se han descrito. Sin embargo, la evidencia necesita ser recopilada e interpretada, y continuamos apoyando esto”.

Noción de transmisión

Por su parte, el investigador José Jiménez, químico de la Universidad de Colorado y parte del grupo de científicos que envió la misiva a la máxima agencia de salud, indicó: “históricamente ha habido una feroz oposición en la profesión médica a la noción de transmisión de aerosoles, y el listón para la prueba se ha puesto muy alto”.

La OMS reconoció nuevas pruebas de que el coronavirus se propaga más ampliamente en el aire de lo que había sugerido anteriormente.

Cualquier cambio en la evaluación del riesgo de transmisión de la OMS podría afectar su consejo actual sobre mantener un distanciamiento de 1 metro. Los gobiernos, que dependen de la agencia para la política de orientación, también tendrían que ajustar las medidas de salud pública destinadas a frenar la propagación del virus.

Van Kerkhove dijo que la OMS publicará un resumen científico que resume el estado del conocimiento sobre los modos de transmisión del virus en los próximos días.

Referencias:

WHO acknowledges ‘evidence emerging’ of airborne spread of COVID-19. Reuters, 2020. https://reut.rs/2Z9mjsP

It is Time to Address Airborne Transmission of COVID-19. Clinical Infectious Diseases, 2020. https://doi.org/10.1093/cid/ciaa939