El ensayo clínico mostró el medicamento inyectable cabotegravir administrado cada 2 meses es más eficaz que las píldoras actualmente recetadas.

De acuerdo a los resultados de un gran ensayo clínico realizado por una colaboración científica llamada Red de Ensayos de Prevención del VIH, un medicamento inyectable administrado cada 2 meses ofrece un mejor resultado que las píldoras actualmente recetadas para el mismo propósito.

Las píldoras, conocidas como Truvada y Descovy, ofrecen lo que se conoce como profilaxis previa a la exposición (PrEP), lo que significa que una persona las toma para prevenir la infección en caso de que se expongan al VIH, pero deben tomarse diariamente para mantener los niveles sanguíneos del medicamento lo suficientemente altos como para bloquear el virus.

Más efectivo

No obstante, las pildoras Truvada y Descovy tienen un alto precio, lo que puede limitar su uso generalizado como PrEP, especialmente en países pobres. Un suministro de 30 días de cualquiera de las píldoras puede costar entre 1.600 y 2.000 dólares.

Los resultados del ensayo mostraron que el medicamento inyectable, llamado cabotegravir, es aproximadamente un 66 por ciento más efectivo que las píldoras para prevenir la infección por VIH, por lo que se espera que en el futuro cercano las personas podrán contar con otra alternativa de prevención.

El alto precio de las píldoras de prevención de infección por VIH puede limitar su uso generalizado, especialmente en países pobres.

El ensayo incluyó a casi 4.600 hombres cisgénero y mujeres transgénero de 7 países diferentes que mantienen relaciones sexuales con hombres. La compañía farmacéutica que desarrolló el medicamento inyectable se aseguró de que al menos la mitad de los participantes fueran hombres afrodescendientes que mantienen relaciones sexuales con hombres, lo que representa el grupo más gravemente afectado por el VIH / SIDA.

Otra opción

El ensayo tuvo dos grupos: uno que recibió cabotegravir y otro que tomó Truvada. El estudio fue cegado, por lo que las personas en el grupo Truvada recibieron una inyección placebo, mientras que las del grupo cabotegravir tomaron píldoras placebo, y ni los participantes ni los conductores del ensayo sabían quién estaba recibiendo qué.

Los investigadores observaron que del grupo de participantes que recibió el medicamento cabotegravir 13 contrajeron el VIH, mientras 39 que tomaron la píldora Truvada se infectaron.

El ensayo clínico mostró el medicamento inyectable cabotegravir administrado cada 2 meses es más eficaz que las píldoras actualmente recetadas.

Adicionalmente, en una muestra de 372 personas que tomaron Truvada, los análisis de sangre demostraron que solo el 75 por ciento tomó las píldoras de manera constante. Cuando se comparó con los pacientes que tomaron Truvada exactamente como se los recetaron, el cabotegravir fue aún más efectivo para prevenir la infección.

Si cabotegravir es aprobado por la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos (FDA) en el próximo año o dos, el medicamento podría competir con una presentación genérica de Truvada, que se espera esté disponible en el 2021.

Con esto en mente, la compañía farmacéutica debería establecerle a cabotegravir un precio bajo, ya que es probable que los medicamentos de la competencia sean cada vez más baratos.

Referencia: Safety and Efficacy Study of Injectable Cabotegravir Compared to Daily Oral Tenofovir Disoproxil Fumarate/Emtricitabine (TDF/FTC), For Pre-Exposure Prophylaxis in HIV-Uninfected Cisgender Men and Transgender Women Who Have Sex With Men. U.S. National Library of Medicine, 2020. https://clinicaltrials.gov/ct2/show/NCT02720094