El síndrome de Guillain-Barré es una enfermedad autoinmune caracterizada por una debilidad extrema debido a retrasos en el envío de las señales a través de los nervios. Por lo general, puede solucionarse, pero hay casos severos en los que puede dejar secuelas a largo plazo como parálisis prolongada en los músculos respiratorios (y por ende, asistencia con ventilación) y déficits neurológicos permanentes.

Esta afección es bastante rara, pero ha aparecido en pandemias anteriores con otros virus coronavirus como el SARS y el MERS. Es por ello que los especialistas han estado atentos a la aparición del síndrome en pacientes con COVID-19, pero esta tarea no ha sido fácil ya que muchas personas con síntomas neurológicos están evitando ir al médico por miedo a contagiarse.

¿Qué es el síndrome de Guillain-Barré?

El síndrome Guillain-Barre se produce cuando el sistema inmunológico ataca y lesiona los nervios de la médula espinal o el cerebro-sistema nervioso periférico. Con frecuencia, la lesión involucra la mielina, una cubierta protectora que envuelve los nervios y es esencial para la función nerviosa. Cuando esta sufre daños, las señales que atraviesan un nervio se ralentizan o se pierden, impidiendo que este cumpla con sus funciones.

Se sabe que este síndrome ocurre como resultado de infecciones bacterianas, como Campylobacter jejuni, una causa común de intoxicación alimentaria, así como de infecciones virales, como las causadas por el virus de la gripe, el virus del Zika y otros coronavirus .

Para diagnosticarlo, los médicos a menudo necesitan realizar una punción lumbar para tomar muestras de líquido cefalorraquídeo y buscar signos de inflamación y anticuerpos anormales. Aunque muchos pacientes presentan pérdida de reflejos, lo cual también es una referencia en el diagnóstico.

En cuanto al tratamiento, varios estudios han demostrado que funciona administrar un cóctel de anticuerpos derivados de sangre o plasma donado. Este proceso permite limpiar la sangre barriendo los anticuerpos dañinos y acelerar la recuperación de los pacientes.

La mayoría de los pacientes con síndrome de Guillain-Barré mejoran en unas pocas semanas y logran recuperarse por completo. No obstante, algunos podrían necesitar terapias a largo plazo ya que síntomas como debilidad y sensaciones anormales en brazos y/o piernas persisten.

Síndrome de Guillain-Barré y COVID-19

Cuando en una pandemia se infectan tantas personas como ha ocurrido con COVID-19, un síndrome raro como el de Guillain-Barré puede convertirse en un problema de salud pública.

Cuando un pandemia llega al punto de infectar a tantas personas, como ha pasado con la actual crisis de COVID-19, un síndrome tan raro como este podría convertirse en un problema de salud pública. Esto debido a mientras más contagios, más individuos tienen posibilidad de desarrollar el síndrome, y los tiempos de recuperación de estos son más largos y en algunos casos, los pacientes podrían no llegar a recuperarse.

Respecto a la duda sobre si ha habido o no casos de este tipo durante los últimos meses, la respuesta es sí. Los primeros informes del síndrome de Guillain-Barré en la pandemia de COVID-19 se originaron en Italia, España y China, tres de los países más afectados al inicio del brote.

De los 10,7 millones de casos reportados en todo el mundo hasta ahora, solo 10 pacientes de COVID-19 han desarrollado también el síndrome: dos en Estados Unidos, cinco en Italia, dos en Irán y uno en Wuhan, primer epicentro del brote. Estas cifras son muy pequeñas para establecer una relación causal, y aunque es seguro que muchos casos no han sido reportados, aún es muy pronto para asegurar que hay una relación entre ambas afecciones.

Para determinar si realmente estos han sido motivados por la infección de coronavirus, es necesario hacer un estudio prospectivo donde los médicos realizan una vigilancia sistemática y recopilan datos sobre un gran grupo de pacientes.

Y aunque ya hay grandes consorcios de investigación trabajando en este tema, en general parece que el síndrome de Guillain-Barré es un fenómeno grave que muy posiblemente esté relacionado con COVID-19.

Referencias:

Guillain-Barré syndrome associated with SARS-CoV-2 infection: causality or coincidence? https://www.thelancet.com/pdfs/journals/laneur/PIIS1474-4422(20)30109-5.pdf

Guillain–Barré Syndrome Associated with SARS-CoV-2. https://www.nejm.org/doi/10.1056/NEJMc2009191

Guillain–Barré Syndrome Associated with SARS-CoV-2. https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S2214250920300792